¿Cuánto tiempo puede durar la leche materna? ¿Qué pasa en la nevera? Todas tus preguntas respondidas

breast3

Para muchas madres, la leche materna es como el oro líquido: una sola gota puede ser demasiado valiosa como para desperdiciarla. Por lo tanto, saber cómo almacenar, refrigerar y congelar adecuadamente la leche materna es una información invaluable cuando estás amamantando. ¿Qué pasa si dejas la leche materna fuera? ¿Cuándo deberías desecharla? Son parte de las preguntas que te contestan a continuación los expertos.

“Si se va a usar dentro de cuatro días, la leche materna debe almacenarse en el refrigerador”, explica Lisa Paladino, consultora certificada en lactancia y partera. “Si no se utilizará dentro de los próximos cuatro días, se puede congelar durante seis a 12 meses, pero es mejor usarla dentro de seis meses”. Julie Cunningham, dietista registrada y consultora de lactancia certificada, ofrece pautas ligeramente modificadas, y promueve la “Regla de los cinco”: “Puede permanecer a temperatura ambiente durante cinco horas, permanecer en el refrigerador durante cinco días o permanecer en el congelador durante cinco meses”.

¿Cuánto tiempo puede estar la leche materna a temperatura ambiente?

Idealmente, la leche materna debe usarse o refrigerarse inmediatamente después de su extracción, pero de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, puede permanecer a temperatura ambiente (77 °F) por hasta cuatro horas. Al guardarlo en el refrigerador o congelador, Paladino advierte contra la combinación de leche materna de diferentes temperaturas en el mismo recipiente. “Por ejemplo, la leche recién extraída no se debe verter en una botella en el refrigerador que ya está fría o en una botella en el congelador que ya está congelada”, dice. Se aconseja que se enfríe la leche recién extraída antes de agregarla a un recipiente medio lleno. Además, no se debe combinar la leche materna con otra extracción de días diferentes.

¿Cuáles son los mejores contenedores para almacenar leche materna?

Cuando se trata de recipientes, es preferible utilizar vidrio cubierto o plástico duro que no contengan BPA o bolsas de almacenamiento especialmente diseñadas para la leche materna (no utilizar bolsas de sándwich básicas). Sin embargo, ten en cuenta que las bolsas pueden romperse o gotear, por lo que es mejor colocarlas en un recipiente de plástico duro con tapa sellada cuando las guardes en el refrigerador o congelador.

Paladino también sugiere probar moldes de silicona que sean similares a las bandejas de cubitos de hielo, que “están diseñadas para congelar la leche materna en pequeñas cantidades que se pueden extraer y descongelar individualmente. Estos son ecológicos y convenientes”. Almacenar la leche materna en pequeñas cantidades es una buena idea si tienes un bebé pequeño, agrega Cunningham, ya que “no es divertido ver que la leche se va por el desagüe cuando el bebé no la bebe.”

Para ayudar a reducir la pérdida de leche materna, llene cada recipiente de almacenamiento con la cantidad que su bebé necesitará para una toma, comenzando con dos a cuatro onzas, luego puedes ir ajustando según sea necesario.

Etiqueta cada recipiente con la fecha en que se extrajo la leche materna, y si planeas almacenar la leche en una guardería, agrega el nombre de tu bebé a la etiqueta para evitar confusiones. Guárdala en la parte posterior del refrigerador o congelador, lejos de la puerta, donde hace más frío.

Cómo manejar la leche materna congelada

Para descongelar la leche materna, coloca el recipiente en el refrigerador la noche antes de que lo necesites o caliente la leche colocándola bajo agua corriente tibia o en un recipiente con agua tibia (Baño de María). No descongeles la leche materna a temperatura ambiente.

Una vez que se descongela correctamente, se puede dejar a temperatura ambiente durante una o dos horas, según los CDC. Si se descongela dentro del refrigerador, asegúrate de utilizarla dentro de las 24 horas y no la vuelvas a congelar.

“Nunca descongeles ni calientes la leche materna en el microondas,” dice Paladino. Cunningham agrega que, al igual que con la fórmula infantil, la leche materna nunca debe calentarse en el microondas, ya que puede quemar la boca del bebé, “también porque el microondas mata los anticuerpos vivos en la leche materna que son tan buenos para el bebé”.

Debido a esto, lo fresco siempre es lo mejor, según Cunningham. Si está disponible, la leche recién extraída debe administrarse a un bebé antes de la leche refrigerada o congelada. “Una madre produce anticuerpos contra los gérmenes a los que se expone un bebé en tiempo real, por lo que la leche materna es la mejor para combatir los gérmenes cuando está fresca”.

Además, las propiedades de la leche materna se desarrollan y cambian a medida que su bebé crece; la leche que extrajo cuando su bebé tenía ocho meses no es la misma que cuando tenía cuatro meses. Así que tenlo en cuenta al congelar y descongelar la leche materna.

Cuándo tirar la leche materna

La leche materna puede permanecer a temperatura ambiente por hasta cuatro horas antes de que tengas que tirarla, dice Paladino, mientras que algunas fuentes aseguran que puede durar hasta seis horas. Pero esto también depende de la temperatura de la habitación. Cuanto mayor sea la temperatura, más rápido pueden crecer las bacterias. Para estar seguro, trata de usar leche materna a temperatura ambiente dentro de las cuatro horas. Se debe desechar cualquier resto de leche de una botella usada después de dos horas, informa el CDC. Esto se debe a que la leche puede tener una posible contaminación de la boca de su bebé.

“En general, les indico a los padres que usen pautas para la leche materna que usarían para cualquier otro alimento líquido, por ejemplo, sopa”, dice Paladino. “Después de cocinar la sopa, no la dejaría afuera por más de cuatro horas a temperatura ambiente y no la mantendría en el congelador por más de seis a 12 meses”.

Estas pautas de almacenamiento de leche materna se aplican a los bebés a término con sistemas inmunes saludables. Consulte con su médico si su bebé tiene complicaciones de salud o es prematuro, y puede tener un mayor riesgo de infección.

Deja tu comentario desde Facebook