Estudio sobre Tinder concluye qué hacer para ser más popular en la aplicación de citas

TiderExperiment

El doctor holandés de Ciencias Económicas de la Universidad de Gante (Bélgica), Stijn Baert, junto con el trabajo de dos alumnos suyos, Brecht Neyt y Sarah Vandenbulcke, llevaron a cabo un estudio que supuso la evaluación de 3.600 perfiles en la aplicación de citas Tinder. Para llevar a cabo el estudio se crearon 24 perfiles ficticios (12 para cada sexo) en varias ciudades de Bélgica. A cada uno de ellos se les adjudicó un nivel de educación determinado, de los cuatro establecidos, que aparecerían en la pantalla principal del perfil en Tinder. Los cuatro niveles correspondían con estudios de Administración de Empresas. Los autores del estudio descartaron introducir niveles más bajos a la educación universitaria para evitar confusiones. 

Todos los perfiles tenían la edad de 23 años. Los tres autores se agenciaron 32 imágenes distintas (16 para cada sexo) y las sometieron a votación en Amazon Mechanical Turk (una plataforma de crowdsourcing que se usa para encargar trabajos simples y de bajo precio que requieren un cierto nivel de inteligencia humana). 493 usuarios votaron su nivel de atractivo. ¿Qué nombres usaron? Los que más se estilaban alrededor del año 1995.

Este procedimiento permitió a los tres autores concluir que los niveles educativos solo tienen una importancia considerable si son las mujeres las que evalúan a los hombres. Estas conclusiones están en línea con anteriores estudios económicos que sostienen que los hombres no se muestran intimidados ante mujeres con un mayor nivel educativo, como el llevado a cabo por Stephen Whyte y Benno Torgler. Este documento apuntaba que los hombres tomaban en consideración menos variables que las mujeres en las citas online pero que, curiosamente, una vez rondaban los 60 años, los hombres se hacían más selectivos que las mujeres.

Un par de datos

Buscar relaciones en Tinder hace tiempo que dejaron de constituir una anécdota. La compañía es propiedad de Match.com, y ya es la principal app para citas del mundo y proporciona a Match el 50% de su facturación, con una valoración de US$10.000 millones. En el año 2018 contaba con más de 100 millones de descargas y más de 10 millones de usuarios activos diarios en 190 países que han efectuado 30.000 millones de matches desde 2012.

En sus conclusiones, los autores dejan claras dos cosas: en primer lugar, que desconocen las razones por las que se producen estas preferencias. “Desconocemos si este efecto ha sido impulsado porque las mujeres prefieren una pareja inteligente, una pareja con un estatus más alto, una pareja con un potencial de ganancias superior u otra razón distinta a las anteriores. En segundo, que el match en Tinder es eso, un match. Solo supone una pequeña muestra del interés o del potencial para comenzar una relación. 

El ‘ELO score’

Tinder cuenta con un algoritmo de emparejamiento llamado ELO Score, un sistema de puntuación que se le otorga a cada usuario para ordenar y destinar los matches según lo que el algoritmo considera. No se sabe bien qué criterios sigue, aunque la empresa afirma que el algoritmo pondera los filtros elegidos por el usuario, los rangos de distancia, género, preferencias de edad, además de otros factores críticos como la distancia entre usuarios y la frecuencia de uso de la aplicación. También se sabe que premia a las nuevas incorporaciones y que te muestra objetivos de una escala de puntuación parecida a la tuya. 

El modo de funcionamiento de Tinder, de todos modos, sigue siendo una incógnita. Según un estudio de hace un par de años, Tinder es más desigual que el 95% de los países del mundo. En el caso de los chicos el 20% de ellos recibe un 80% de los likes. En el de las chicas, aunque la probabilidad de recibir un like es más alta, la distribución es también desigual: el 22% de ellas recibe el 78% de los likes. En un cruce aleatorio es 6,2 veces más probable que éllike a que lo haga ella

En conclusión, si eres hombre partes en desventaja, pero puedes hacer algo para aumentar tus posibilidades: estudiar.

Deja tu comentario desde Facebook