10 maneras en las que los padres sabotean la relación con su hijos

SaboteoPadres

La relación entre padres e hijos puede ser complicada. Hay momentos en los que puede parecer imposible equilibrar los deberes de la paternidad con el deseo de desarrollar una conexión positiva, confiada y feliz con un niño. En ocasiones los padres sin saberlo pueden estar dañando el vínculo con sus hijos, sin siquiera darse cuenta.

Mentirle a sus hijos, no hacer cumplir las reglas o criticar su cuerpo, son algunos de los comportamientos que podrían causar problemas en la relación padre e hijo.

Expertos en psicología familiar opinaron sobre algunas de las causas en las que los padres podrían estar perjudicando su relación con sus hijos:

Utilizar mentiras blancas para proteger o controlar a su hijo

A veces puede ser tentador mentirle a su hijo para controlar su comportamiento o evitar una conversación difícil, pero recurrir a menudo a mentiras blancas puede ser mucho más dañino de lo que se cree, ya que al momento en que los niños descubren la verdad puede ocasionar en ellos problemas relacionados con la confianza.

-Establecer reglas inconsistentes o expectativas poco claras

Según la Dra. Sherrie Campbell, psicóloga clínica, no hacer cumplir las reglas de manera sistemática o nunca hablar sobre sus expectativas puede evitar que los niños sepan cómo actuar adecuadamente.

«Si mantiene a sus hijos en un estado de confusión y conjeturas acerca de sus responsabilidades y límites, comenzarán a buscarlos ellos mismos. Esto puede llevar a muchos errores críticos, baja autoestima y comportamiento problemático» afirmó.

Asegúrese de hacer cumplir las reglas domésticas de manera consistente y también que sus hijos sepan lo que espera de ellos para mantener a todos en la familia, felices y responsables.

-Hablar negativamente sobre su propio cuerpo y criticar el de otros

Eventualmente este tipo de autocrítica o crítica a terceros puede erosionar la confianza de un niño en su propio cuerpo. Incluso puede hacerles creer que el amor; especialmente su amor por ellos, está ligado a su aspecto.

-No adaptar métodos de disciplina de manera individual

La crianza de los hijos no es de talla única y, como considera el psicólogo clínico y terapeuta familiar Saniyyah Mayo, es importante adaptar los estilos de disciplina a cada niño en particular.

«La forma en que se disciplina a un niño es crucial para la relación y su desarrollo. Un método de disciplina no se ajusta a todos, especialmente cuando se tienen varios hijos. Los niños son individuos y responden a las cosas de manera diferente», aseguró.

-Aconsejar constantemente a su hijo en cómo podría mejorar

Parte de la paternidad es motivar a los hijos para que tengan éxito y estén a la altura de su potencial. Sin embargo, hay una línea muy fina entre alentar a un niño a hacer lo mejor posible y juzgar constantemente su desempeño.

«Nuestra crítica interna se forma a partir de las voces con las que crecemos. Entonces, si un niño tiene padres muy críticos, terminará con una crítica interna especialmente dura. Esto puede causar grandes problemas con la autoestima en el futuro y crear sentimientos de resentimiento dentro de la relación «, aseveró la psicóloga clínica Elena Touroni.

Para evitar desmoralizar a su hijo, intente reconocer sus victorias, sin agregar de inmediato cómo cree que podría mejorar para la próxima vez.

-Intentar ser su mejor amigo

No importa qué tan cerca esté un padre de su hijo, la terapeuta familiar y experta en comportamiento humano Sophia Reed, afirma que es importante recordar que ser un buen padre debe reemplazar cualquier deseo de ser el mejor amigo de un niño.

«Los niños necesitan que los padres les enseñen límites, reglas y las habilidades que necesitan para ser adultos exitosos», dijo Reed. «Pueden encontrar amigos en la escuela. Pero en casa, necesitan un padre y un modelo a seguir que puedan admirar».

-Implicar que no son capaces de alcanzar sus metas

Cualquiera sea el sueño del niño, es crucial apoyar sus aspiraciones en lugar de insinuar que sus objetivos no son razonables.

«Es importante que los padres crean en las habilidades y objetivos de sus hijos, sin importar lo absurdos que parezcan. Todos los niños quieren sentir que sus sueños son importantes y validados por sus padres», dijo Reed.

-Desestimar o minimizar su estrés o ansiedad

Expertos afirman que ignorar o minimizar las emociones de los hijos puede dañar su disposición para conectarse y confiar en sus padres.

-Critica abiertamente a sus otros padres o hermanos

Criticar o insultar a los otros padres o hermanos de un niño frente a ellos puede llevar a algunos problemas. Si se queja abiertamente a un niño sobre sus hermanos, es natural que ese niño se pregunte qué puede decir en secreto a los demás sobre él mismo. 

-Responsabilizar a los hijos de la felicidad de los padres

Es perfectamente normal que los niños quieran ver a sus padres felices y sentirse como si contribuyeran a esa felicidad. Pero es importante que los niños no crean que la felicidad y la sensación de bienestar de los padres descansa en ellos. Esto puede hacer que el niño experimente sentimientos de culpa y vergüenza si siente que sus padres no están contentos.