25 maneras científicamente probadas para ser una persona más feliz

HappyHacks

Algunas personas simplemente emanan felicidad: siempre parecen estar sonriendo y divirtiéndose, y dejan que las emociones y experiencias negativas les caigan por la espalda. Pero si crees que no hay forma de que puedas ser así, te equivocas. La ciencia demuestra que tienes el poder de cambiar tu perspectiva de la vida. 

Y tampoco es difícil: la mayoría de los consejos que siguen son tan simples como esbozar una sonrisa de vez en cuando (sí, ese es uno de los consejos). 

¡Ejercítate!

El bombeo de sangre libera endorfinas en todo el cuerpo, creando sentimientos de felicidad que combaten el mal humor. Los estudios incluso han demostrado que el ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Cualquier actividad física cuenta (correr, ciclismo bajo techo, yoga, baile) siempre y cuando sudes. Incluso una caminata rápida de 20 a 30 minutos ayudará.

Fluir con un poco de yoga

Cuando comiences a ver rojo, es posible que desees tomarte un momento y pasar por uno o dos saludos al sol. El yoga puede ayudar a aliviar los síntomas depresivos, así como la ansiedad, lo que te permite reducir la velocidad y concentrarte en tu respiración en lugar de ver solo preocupaciones, frustraciones y problemas. 

Consumir alimentos verdes

Las verduras de hojas verdes oscuras, como la espinaca y la col rizada son ricas en ácido fólico y proporcionan el 33% de la cantidad diaria recomendada. Este nutriente está relacionado con una disminución de los estados de ánimo negativos y la depresión, ya que ayuda a producir dopamina en el cerebro. Un estudio del 2012 encontró que las personas de mediana edad que consumían más folato tenían un menor riesgo de síntomas de depresión que las que comían menos.

Prueba la terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual (TCC) es un tratamiento comprobado para la depresión clínica y los trastornos de ansiedad, y también puede ayudar a cualquiera que simplemente necesite aprender a combatir los pensamientos negativos. La TCC ayuda a los pacientes a reconocer y luego revertir los patrones de pensamiento dañinos al probar su validez y luego reemplazarlos por otros positivos, dejándolos más felices, más saludables y de mejor humor.

Compra flores ¡Para ti!

Un equipo de investigadores de Harvard descubrió que mantener flores frescas en casa mejora nuestro estado de ánimo y nos brinda mayor bienestar.

Sonríe…¡Es gratis!

Si bien puedes pensar en sonreír como una reacción a sentirte feliz, algunos investigadores sugieren que sonreír también puede conducir a la alegría. El simple acto de sonreír, incluso si tienes que forzarlo, podría ayudar a activar los centros de felicidad en tu cerebro, dejándolo de mejor humor.

Enciende una caja de luz

La terapia de luz es un tratamiento efectivo para el trastorno afectivo estacional (SAD), pero los expertos coinciden en que también funciona para tratar los síntomas del trastorno depresivo mayor. ¿Te sientes triste? Puedes encender una caja de luz durante 30 minutos a una hora cuando te deprimas, pero para sentir todos sus efectos, utilízala como parte de una rutina diaria de terapia.

Aleja las sombras

Si no tienes acceso a una caja de luz, el simple hecho de dejar entrar algo de luz solar puede alegrar tu estado de ánimo. Cuando tu área de trabajo o área de vida es más brillante, también tiendes a sentirte más feliz.

Disfruta al aire libre

¿Comienzas a deprimirte? Sal a tomar sol. El cuerpo humano produce vitamina D cuando se expone a los rayos del sol. Las investigaciones sugieren que las personas con deficiencia de la vitamina D tienen más probabilidades de estar deprimidas, ansiosas y cansadas. Sal a la luz del sol durante 20 o 25 minutos para aligerar tu estado de ánimo de forma natural.

Come algunos hongos

¿Una fuente sorprendente de vitamina D? Hongos. La sabrosa verdura es la única fuente vegetal de vitamina D natural, y los alimentos que contienen vitamina D aumentan la serotonina en el cerebro, lo que nos pone de mejor humor. Es fácil aumentar tu ingesta de vitamina D de esta manera: agrega algunos hongos a tus tortillas en el desayuno o ensaladas a la hora del almuerzo.

Medita

Buenas noticias: los estudios han demostrado que sus beneficios van desde la reducción del dolor y la disminución de la presión arterial hasta un aumento de la libido. ¿Mejor parte? Libera químicos “felices” en el cerebro (serotonina, dopamina y endorfinas), todos los cuales trabajan juntos para ponerte de mejor humor. Si no sabes por dónde comenzar, intenta una meditación guiada para desestresarte o comenzar tu mañana.

Oler las naranjas

Los aromas cítricos, como la naranja, el limón y la toronja, provocan reacciones químicas positivas en tu cerebro y también ayudan a aliviar el estrés. Si quieres sentirte animado, usa unas gotas de aceite esencial de cítricos en tus puntos de presión. También puedes mezclarlo con algún aroma floral como el jazmín para aumentar los efectos positivos.

Merienda con carbohidratos

¿Sabes esa depresión del humor de la tarde que golpea en el peor momento? Durante años hemos escuchado que debemos evitar los carbohidratos, pero en realidad, una dieta baja en carbohidratos puede hacernos sentir tristes y estresados. Los carbohidratos en realidad estimulan los químicos que aumentan el estado de ánimo en el cerebro. Pero aclaremos algo aquí: queremos centrarnos en fuentes saludables de granos integrales en lugar de carbohidratos refinados para obtener los beneficios. Cuando comiences a sentirte que baja o cambia tu energía, toma un refrigerio por la tarde de 25 a 30 gramos de carbohidratos, como una porción de Cheerios de tres cuartos de taza.

Juega con tu mascota

Tener un perro o un gato puede mejorar seriamente tu calidad de vida: su entusiasmo al verte llegar a casa y su lealtad inquebrantable los convierten en excelentes compañeros. Hay una serie de razones por las cuales las mascotas mejoran tu salud. 

Un estudio descubrió que acariciar a un perro por solo 15 minutos libera serotonina, prolactina y oxitocina, que son hormonas que mejoran el estado de ánimo y reducen el cortisol, la hormona del estrés.

Toma microbreaks

La investigación muestra que las personas que toman descansos rápidos durante su jornada laboral para ver videos divertidos en línea obtienen una gran recompensa emocional e informan que se sienten más enérgicas y felices con menos emociones negativas. Esto no solo mejorará tu salud mental en general; esta es una manera fácil de cambiar el mal humor en menos de un minuto, ¡además, también puedes obtener un aumento del metabolismo!

Agrega cúrcuma a tu comida

El compuesto activo en la cúrcuma, la curcumina, tiene cualidades antidepresivas naturales. Es posible que ya estés agregando cúrcuma a tus comidas debido a sus enormes beneficios para la salud de todo el cuerpo, como la disminución de los efectos de la artritis reumatoide, la osteoartritis y otras afecciones inflamatorias, así como la lucha contra la enfermedad de Alzheimer y la diabetes. Los estudios en animales también han relacionado la curcumina con un aumento de la serotonina y la dopamina, por lo que es una forma poderosa de mejorar tu estado de ánimo.

Escucha música

¿Alguna vez has escuchado una canción que te trae una avalancha de recuerdos felices que vuelven a aparecer? Bueno, eso se debe al hecho de que la música estimula el estado de ánimo. Libera la dopamina química que te hace sentirte bien y provoca nostalgia.

¡…Y canta!

Investigadores de la Universidad de Manchester descubrieron que un pequeño órgano en el oído interno (llamado sacculus) está conectado a una parte del cerebro que registra placer. El sacculus registra notas de frecuencia asociadas con el canto casi al instante, lo que brinda una sensación cálida y difusa. Así que adelante y canta en la ducha, en tu automóvil o sube a ese escenario de karaoke.

Come chocolate (¡sí!)

Si bien es posible que no necesites otra excusa para comer más chocolate, aquí hay otra: nos hace más felices. El chocolate contiene triptófano, que aumenta la producción de serotonina en el cerebro, lo que mejora el estado de ánimo. Este truco también funciona con otros alimentos que contienen triptófano, como las aves y los huevos.

Bebe café

Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que las mujeres que bebían al menos dos tazas de café regularmente tenían un riesgo 15% menor de depresión que las mujeres que no lo hacen. Solo ten en cuenta que esas elegantes bebidas de café pueden tener toneladas de azúcar y calorías ocultas, por lo que es mejor quedarse con café negro (y un poco de leche descremada).

Bebe un poco de té verde

El té verde ya cuenta con un currículum impresionante de beneficios para la salud. Gracias a los polifenoles que contiene, el té verde ayuda a perder peso al aumentar el metabolismo, así como a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta, ciertos tipos de cáncer y osteoporosis. Pero para tu humor se ha demostrado que el té verde reduce los niveles de estrés. 

Un estudio encontró que las personas que bebían cinco o más tazas de té verde por día tenían un nivel de estrés un 20% menor que las que bebían menos de una.

Hacer conexiones humanas

Deja tu teléfono inteligente y si quieres sentirte mejor y rápido, busca a un amigo o familiar para que te alivie. Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill descubrió que el contacto humano libera esos químicos que se sienten bien como la serotonina, además de reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo que te hace sentir más relajado.

Consume grasas saludables

¿Sabes cómo los aguacates son algunos de los alimentos más placenteros para comer, con su rico sabor y textura suave y cremosa? Eso es un refuerzo del estado de ánimo en sí mismo, pero la investigación también sugiere que su contenido de grasa también es la razón por la que mejoran nuestro estado de ánimo. Debido a que la grasa ralentiza la digestión, iguala nuestros niveles de azúcar en la sangre y nos deja sentir tranquilos y satisfechos. Así que adelante y disfruta de un poco de aguacate o nueces la próxima vez que te sientas con ansiedad.

Comer más salmón

El pescado graso como el salmón es rico en ácidos grasos omega-3, que pueden ayudar a evitar la depresión (los omega-3 también están presentes en los aguacates y las nueces, así como en la carne de res y pollo alimentados con pasto). Esto se debe a que ayudan a mantener la función cerebral en las áreas que regulan el estado de ánimo y las emociones; un estudio encontró que las mujeres que odian el pescado dos veces por semana tenían un riesgo 25% menor de depresión que las mujeres que lo comían con menos frecuencia. Si no te gusta comer pescado, intenta tomar suplementos de aceite de pescado omega-3.

Prueba la hierba de San Juan

Este suplemento herbal es uno de los más estudiados para la depresión, y la investigación muestra que puede ser tan beneficioso como los antidepresivos cuando se trata la depresión leve. Si bien puede parecer obvio, la hierba de San Juan ha conocido interacciones medicamentosas graves, incluida la reducción de la efectividad del control de la natalidad. Además, cuando se toma junto con antidepresivos, el suplemento puede crear niveles demasiado altos de serotonina, lo que puede provocar problemas cardíacos. Entonces, antes de probar este, asegúrate de consultar con su médico.