Bajo nivel de agua en Lago Okeechobee despierta el fantasma de la sequía en el sur de Florida

SequiaFlorida

*Contenido autorizado para su reproducción por ©DiarioLasAméricas.

MIAMI.- La temporada lluvias terminó el pasado 15 de octubre con un déficit de más de seis pulgadas y ya preocupa el bajo nivel de las aguas del Lago Okeechobee, lo que despierta el fantasma de una nueva sequía en el sur de la Florida, que podría volver a regular el uso del preciado líquido.

De hecho, las autoridades estatales comienzan a hablar del tema, aunque mantienen las preocupaciones bajo control aparente, al menos en público.

“El lago está por debajo de los normal”, comentó el gobernador Ron DeSantis, “debemos vigilar la situación”, añadió.

El hecho de “vigilar la situación” significa tener a mano el plan de ahorro y comenzar a exhortar a la población a “consumir lo necesario”, lo que incluye seguir las instrucciones de regar plantas durante las primeras horas de la mañana, cuando el Sol no es tan intenso y evapora menos agua.

Según un informe detallado por el periódico The Palm Beach Post, cuya sede condal colinda con la inmensa laguna de 730 millas cuadradas, el nivel del agua marca 2.15 pies por debajo de lo normal, lo que podría aumentar durante el otoño y el invierno, cuando la cantidad de lluvia es mucho menor.

Con una lectura de 13.38 pies, el equipo de ingenieros decidió “cerrar las compuertas que expulsan los excesos”, al río Caloosahatchee para combatir la entrada de agua salada del mar, según declaró el coronel Andrew Kelly, que atiende el distrito estatal del lago.

“Vamos a aguantar esta situación hasta que podamos”, subrayó.

El fin de semana llovió en prácticamente todo el sur de la Florida y la zona suroriental del lago apenas recibió algo más de una pulgada de lluvia, pero no suficiente para cubrir la escasez.

Además de proveer agua a cerca de 10 millones de personas en el sur de la Florida, el Lago Okeechobee alimenta la agricultura de la región, lo que podría afectar la producción agrícola y los precios a pagar por hortalizas y frutas cosechadas en el área.

“Tras notar una cantidad de lluvia menor, no creo que haya mejoría en los próximos meses”, declaró el director ejecutivo del distrito de aguas en Lake Worth, Tommy Strowd, que subrayó la necesidad de contar con un nivel de 15.5 pies al entrar en otoño e invierno.

Entretanto, los floridanos continúan a merced de la madre naturaleza, no solo por la indeseada temporada ciclónica que termina el 30 de noviembre, sino por la falta de una mayor cantidad de lluvias, incluso, irónicamente, la ausencia de vaguadas asociadas con tormentas tropicales.

Por JESÚS HERNÁNDEZ