Mugs of black coffee in rows against peach background

El café está lleno de beneficios para la salud, desde aumentar los niveles de energía y la tasa metabólica hasta reducir el riesgo de depresión y diabetes tipo 2.

Pero según un estudio publicado en el American Journal of Medicine, hay un límite en la cantidad de cafeína que deberíamos consumir en el día a día, particularmente para las personas propensas a las migrañas.

Según los hallazgos del estudio, beber tres o más bebidas con cafeína al día se relacionó con una probabilidad mucho mayor de experimentar migraña ese día o al día siguiente entre los participantes con dolores de cabeza periódicos. Sin embargo, consumir solo una o dos bebidas con cafeína por día no estaba asociado con las migrañas.

“A pesar de la alta prevalencia de la migraña y los síntomas a menudo debilitantes, la prevención efectiva de la migraña sigue siendo difícil de alcanzar para muchos pacientes”, dijo Suzanne M. Bertisch, investigadora principal de la División de Trastornos del sueño del Hospital Brigham. “Este estudio fue una nueva oportunidad para examinar los efectos a corto plazo de la ingesta diaria de bebidas con cafeína sobre el riesgo de dolores de cabeza por migraña. Curiosamente, a pesar de que algunos pacientes con migraña episódica piensan que necesitan evitar la cafeína, descubrimos que beber una o dos porciones día no se asoció con un mayor riesgo de dolor de cabeza”.

La investigación se realizó en 98 adultos que habían sido diagnosticados con “migrañas episódicas”, lo que significa que tienden a tener dolores de cabeza por migraña entre dos y 15 veces por mes. Los participantes completaron encuestas dos veces al día durante seis semanas para informar tanto sobre su consumo de cafeína (incluyendo café, té, refrescos y bebidas energéticas) como si experimentaron o no un dolor de cabeza de migraña antes o después. Luego, los investigadores compararon la incidencia de migrañas de cada participante en los días en que consumieron cafeína con los informes de migrañas en los días en que no consumieron cafeína, y descubrieron que eran mucho más propensos a tener dolor de cabeza en los días en que tomaban tres o más bebidas con cafeína versus días que no consumieron cafeína.

No hubo vínculo entre la migraña y el consumo de una o dos bebidas con cafeína, excepto para aquellos que casi nunca toman cafeína. (En este caso, una o dos porciones de cafeína aumentaron sus posibilidades de tener migraña ese día). Los autores incluso tomaron en cuenta otros factores que podrían desencadenar migrañas, como el estrés, el ejercicio, el consumo de alcohol, los síntomas depresivos y la privación del sueño, y sus conclusiones se sostuvieron.

Sorprendentemente, este es uno de los primeros estudios rigurosos para examinar la correlación entre las migrañas y el consumo de cafeína. “Si bien algunos posibles factores desencadenantes, como la falta de sueño, solo pueden aumentar el riesgo de migraña, el papel de la cafeína es particularmente complejo, ya que puede desencadenar un ataque pero también ayuda a controlar los síntomas”, dijo Elizabeth Mostofsky, investigadora de la Unidad de Investigación de Epidemiología Cardiovascular del Centro Médico Deaconess y miembro del Departamento de Epidemiología de Harvard. “El impacto de la cafeína depende tanto de la dosis como de la frecuencia, pero debido a que ha habido pocos estudios prospectivos sobre el riesgo inmediato de dolores de cabeza por migraña después de la ingesta de bebidas con cafeína, existe evidencia limitada para formular recomendaciones dietéticas para personas con migrañas”.

Deja tu comentario desde Facebook