Masaje para perros: Sí, existe y es tan importante como lo es para ti

DogMassage

Antes de que te parezca exagerada la idea de realizarle «masaje a tu perro», piensa en el hecho de que los perros envejecen mucho más rápido que las personas. A los siete años, la mayoría de los perros son considerados ciudadanos de la tercera edad. Encuentran los mismos dolores, molestias y dolencias que tendremos cuando lleguemos a la jubilación. ¿Planeas rechazar un masaje a los 75 años? ¡No lo creemos! La industria del masaje para perros está en auge por una razón.

En primer lugar, los beneficios de los masajes para perros son prácticamente los mismos que para los humanos. Según The Right Spot Pet Massage, dirigido por Katie Mehrtens, quien recibió su certificación nacional en masaje canino de la Junta Nacional de Certificación de Acupresión y Masaje Animal (NBCAAM), los masajes alivian el estrés, la hinchazón y la rigidez. También pueden mejorar la circulación y las funciones del sistema inmunitario. Entonces, si tu peludito se está recuperando de una lesión, siente dolores relacionados con la edad o experimenta problemas de ansiedad, la terapia de masaje puede ser muy beneficiosa.

Además, como señala la terapia de masaje de Brandenburgo, esperar hasta que un perro se lesione para administrar la terapia de masaje está bien, pero adelantarse al juego es mejor. Los músculos tensos y la mala circulación (que priva a los grupos musculares de oxígeno) limitan el rango de movimiento de un perro, lo que teóricamente podría provocar lesiones.

Para los perros genéticamente predispuestos a desarrollar problemas en las articulaciones, como los bulldogs y los gran daneses, la terapia de masaje no solo puede aliviar el dolor sino ayudar a los perros a volver a una forma más equilibrada de moverse. Como se indica en el sitio web de Brandenburg, «Los músculos son compensatorios. Si hay un problema … en las caderas, el animal ajustará su peso hacia adelante para aliviar la tensión detrás”. Entonces, si la displasia de cadera de tu Pastor Alemán dificulta el uso de sus patas traseras, ella tensará sus hombros y patas delanteras para seguir su curso.

A continuación algunos consejos de la NBCAAM, el American Kennel Club y el propio Susurrador de perros, César Millán, si quieres probar suerte en casa. Recuerda: si no estás certificado, puede valer la pena inscribirse en un curso para aprender técnicas específicas para la condición de tu perro.

1. Relájate primero

Si estás tenso, tu perro captará tu energía y también se estresará. Recuerda respirar profundamente durante todo el masaje y evita contener la respiración. De nuevo, los perros hacen lo mismo. 

2. Establece un espacio seguro

Ubica un área segura y cómoda para el masaje. Los perros, especialmente los excitables, pueden necesitar persuasión adicional para relajarse. Piense en un spa relajante y repítelo en términos de perros. Agarra su cama o juguete favorito. Elimina otras distracciones como ventanas abiertas o tazones de comida.

3. Comienza por las orejas

Acaricia suavemente la cabeza y los hombros del perro con palmas planas y en líneas rectas y largas. Esto calienta los músculos. También se siente como caricias normales y familiares, lo que tranquiliza a los perros.

4. Baja espalda

Usando movimientos circulares y un poco más de presión, avanza hacia el pecho y baja por las patas traseras. Si sabes que tu perro es sensible a que le froten el vientre, no lo frotes. Además, asegúrate de evitar ejercer presión directa sobre los huesos, las articulaciones o la columna vertebral. Al centrarte al principio en la base de la cola y la parte posterior del cuello puede ayudar a que tu perro se relaje más profundamente.

5. Identifica su reacción 

Si tu perro comienza a retorcerse de inmediato o se pone ansioso en algún momento, detén el proceso y espera otro momento cuando esté en una actitud más tranquila. Lo mismo ocurre con el dolor: si grita o parece estar físicamente incómodo, deja de masajear de inmediato.

6. Mantener contacto

Durante el masaje, mantén siempre al menos una mano sobre el perro. Esto es tranquilizante para ellos e indicativo de que el masaje aún no ha terminado (los masajes pueden durar de diez minutos a 45 minutos, dependiendo de lo que tu perro necesite y quiera).

7. Prueba herramientas

Gaiam, la compañía mejor conocida por su indumentaria y ropa de yoga, fabrica herramientas de masaje para cachorros. Su línea PetWell está llena de artículos que hacen que el proceso de masaje sea más fácil y tal vez más gratificante para ti y tu cachorro.

8. Actividades posteriores al masaje

Permite que tu perro se levante a su propio ritmo. Probablemente necesitará beber un poco de agua y salir al baño. Una siesta no está fuera de discusión. ¡Recuerda recompensarle por un trabajo bien hecho!

Masajear a tu perro regularmente tiene dos propósitos adicionales: es una gran actividad de unión y te ayuda a conocer cualquier cambio en el cuerpo de tu perro.

Por: María Carolina Alonso