Miguel Ubeto, ciclista olímpico venezolano asegura que el entrenamiento con potencia extendió su carrera en el tiempo

Por: María Caro Alonso

Miguel Ubeto, ciclista olímpico y medallista de Oro en los Panamericanos,  conversó en el espacio RCTV en Positivo, acerca de su exitosa carrera, su emprendimiento MU Training y su proyecto hecho realidad, la Fundación Venezuela País de Futuro.

El ciclista venezolano de 43 años, nacido en Caracas y criado en la parroquia La Vega considera que aún queda mucho “pedal” en su carrera como atleta, a pesar de contar en su haber con múltiples medallas y el puesto en las Olimpíadas de Londres 2012 y Río 2016. 

“El entrenamiento científico extendió mi carrera en el tiempo”

Asegura Ubeto que esa vitalidad incansable se debe al tipo de entrenamiento que como atleta viene realizando desde el año 2010. “Mi carrera siempre ha sido exitosa, sin embargo en el año 2010 gracias a Tomás Gil y Arnaldo Salazar conozco el entrenamiento con potencia. Yo era un poco incrédulo, porque a la edad de 36 años ya estaba de salida del ciclismo, y gracias a este cambio, mi carrera se extendió en el tiempo,” recordó. 

Actualmente Ubeto se dedica a entrenar atletas a nivel mundial, aplicando el entrenamiento con potencia, a través de su emprendimiento MU Training. ”Los entrenamientos tradicionales se basan en frecuencias cardiacas, en pulsaciones. Cuando entrenas con vatios, es una métrica que la única manera que se altere es por ti mismo. Esto permite cuantificar esos esfuerzos y conocer en detalle tu estado físico,” explica. “La virtud de entrenar con potencia es que el límite lo pones tú”, agregó.

“De lo negativo siempre hay que sacar lo positivo”

Otro de las iniciativa que ha impulsado Ubeto es la Fundación “Venezuela País de Futuro”, proyecto que ya ha cosechado grandes satisfacciones desde su fundación en 2013, y que ha contado con el apoyo de su actual presidente y motor, el también ciclista profesional, Rubén Osorio. 

“Esta iniciativa surgió tras el accidente que sufrí en la Vuelta al Táchira en 2013, y fue en esa pausa que me surgió el sueño de formar ciclistas juveniles, lo conversé con Tomás Gil y Rubén Osorio y de una vez me dijeron que sí,” comentó.

A la fecha, la fundación cuenta con tres sedes: Caracas, Monagas y la sede principal ubicada en el estado Táchira. “Rubén es nuestro presidente y nuestro mayor motor a nivel económico y emocional por la pasión que le inyecta al proyecto, tomando en cuenta que él ha sido uno de nuestro mejores ciclistas,” agregó. La fundación cuenta hoy con más de 80 jóvenes en las categorías de Infantil, Pre-Infantil, Juvenil y Élite. 

Ubeto resaltó el significado que para él y los fundadores de “Venezuela País de Futuro”, significa su nombre y su esencia, sobre todo en la realidad que hoy vive Venezuela. “Su nombre es muy especial, porque considero que cualquier venezolano en cualquier lugar del mundo que se encuentre, sigue apostando por nuestro futuro, y ver las grandes hazañas que ya hoy han alcanzado estos chamos, ya no se ve a futuro sino que es una realidad,” afirmó.

“Yo no tengo nada que demostrar”

Al preguntarle por qué continúa en Venezuela, Ubeto afirma que espera que todo va a cambiar. “Si nos vamos los buenos, quiénes van a trabajar por ese futuro. El ciclismo en Venezuela está pasando por una situación muy dura igual que el país, porque la gente solo ve por sus intereses personales y no quiere trabajar por el atleta.”

Entre lágrimas y nostalgia, Miguel concluye afirmando que quiere seguir dando el ejemplo a los más jóvenes. “De Venezuela no me iría, seguiré apostando a mi país. Seguiré yendo y viniendo porque afuera hay mucha gente valiosa, porque también son valientes los que deciden irse.”