Seis beneficios del palo santo: un ritual sanador y milagroso

El palo santo es una madera caída de un árbol dulce y fragante que crece en América del Sur. Pertenece a la familia de los cítricos y se relaciona con el incienso y la mirra. Durante siglos, los incas, los chamanes, los curanderos y las comunidades indígenas de América del Sur han utilizado esta poderosa forma de medicina arbórea para limpiar la energía, sanar y limpiar espiritualmente.

De acuerdo con El arte de sanar con aceites esenciales de Kac Young, el palo santo es tan sagrado en el Ecuador que es ilegal cortar los árboles. De hecho, el acto de cosechar incluso un árbol de palo santo muerto requiere un permiso especial del gobierno, que rara vez se otorga para proteger a los árboles y sus potentes propiedades. También se dice que la madera del árbol de palo santo no sirve de nada a menos que haya muerto por causas naturales.

Tanto la madera como el precioso aceite esencial que produce, se consideran conductos importantes para la curación. Las culturas indígenas creen que el árbol de palo santo posee cualidades mágicas y que el aceite de palo santo es una representación de los espíritus antiguos dentro del árbol que lo produjo, por lo que es un remedio tan antiguo y profundamente arraigado.

3Relajación

A menudo utilizado para la guía emocional y espiritual, el palo santo es un remedio natural eficaz contra la ansiedad. Cuando se inhala, se mueve directamente a través del sistema olfativo del cerebro, donde ayuda a estimular la respuesta de relajación del cuerpo para combatir la preocupación, la ansiedad, los trastornos del sueño y la depresión.