Sony despierta la nostalgia para celebrar los 40 años del Walkman

sony01

Sony Walkman TPS-L2 cumple este verano 40 años de su lanzamiento, con el que cambió para siempre la forma en que el mundo escuchaba música. Puede considerarse sin duda, la marca más icónica en la historia de Sony, con cientos de dispositivos que llevan su nombre y continúan vigentes hoy en día.

El 1ero de julio de 1979, cuando la economía mundial sufría la segunda crisis del petróleo, Sony desató en el mundo un dispositivo en forma de ladrillo, de color azul oscuro, con unos botones plateados gruesos, nacía el Walkman TPS-L2.

Entre sus funciones destacaban dos conectores para auriculares, etiquetados como «chicos» y «chicas», para permitir que dos personas escucharan música simultáneamente. También contaba con un botón naranja brillante para bajar el volumen mientras la pareja conversaba.

Después de un decepcionante primer mes, en el que se vendieron 3.000 unidades, las ventas explotaron y finalmente llegaron a 1.5 millones de ventas en todo el mundo. Posteriormente, el segundo modelo (WM-2), que venía en rojo, negro y plata, se registraron ventas de 2.58 millones.

Durante las siguientes cuatro décadas, Sony vendió más de 420 millones de «Walkmans» y dejó de contar la cantidad de modelos que había producido cuando alcanzó la marca de 1,000 hace unos 15 años.

El gigante de la electrónica japonesa eligió el nombre en parte debido a la popularidad de Superman en ese momento y al hecho de que estaba basado en una grabadora de audio existente llamada «Pressman«.

Desde entonces, la palabra «Walkman» entró en el lenguaje cotidiano universal, aunque inicialmente el dispositivo se llamó: «Soundabout», «Stowaway» o «Freestyle» en algunas partes del mundo.

Para celebrar el legado del Walkman, Sony realizó una exhibición en Tokio llamada «Walkman in the Park«. El lugar del evento fue Ginza Sony Park, un nuevo espacio público que se encuentra en el sitio del emblemático edificio de Sony que fue demolido recientemente; para dar paso a un nuevo edificio que se construirá a partir del 2020. 

La exhibición Walkman in the Park centró la atención en la experiencia de probar los productos y en las emociones que despertaron en los asistentes. Escuchar música en cassettes a través de auriculares de plástico baratos mientras leías citas de personas que usaban ese Walkman en ese momento, hacía que los asistentes se transportaran automáticamente a los años 80, logrando así toda una experiencia sensorial.  

El diseño de la exposición se inspiró en un parque de patinaje que invitaba a sentarte en una rampa y escuchar hip-hop con un TPS-L2 original.

Como parte de la exhibición se instaló un mural (Walkman Wall), que presentaba casi todos los Walkman imaginables durante estos 40 años.