El opositor Julio Borges durante la entrevista en Nueva York (Christopher Goodney/Bloomberg)

A un año de las no reconocidas elecciones presidenciales de Nicolás Maduro, el embajador de Venezuela ante el Grupo de Lima, Julio Borges, señaló que el 20 de mayo de 2018 “el régimen enterró el derecho al voto y ratificó su carácter dictatorial, por eso hoy se encuentra acorralado por el pueblo y la comunidad internacional”.

Borges explicó que el apoyo interno e internacional que hoy mantiene el presidente encargado Juan Guaidó, en parte, es producto de la decisión de los principales partidos de la Unidad de no participar en el proceso electoral de hace un año y de su negativa a firmar el acuerdo que propuso Maduro en República Dominicana por considerarlo “una estafa al pueblo”.

“La decisión de no firmar en Dominicana trajo como consecuencia la deslegitimación completa de la dictadura y el apoyo mayoritario de la comunidad internacional a Venezuela y a nuestro presidente Juan Guaidó. Maduro decidió transitar el camino irreversible del autoritarismo y la violación de derechos humanos y por eso está siendo señalado y arrinconado por los principales países y gobiernos democráticos del mundo”.

“Si Maduro cree que puede atrincherarse en el poder como lo hizo Cuba después de la Guerra Fría está equivocado. El mundo está consciente que su dictadura representa una amenaza para la paz y la estabilidad de toda la región”, afirmó.

El coordinador nacional de Primero Justicia aseguró que desde el 10 de enero se ha avanzado mucho en la lucha por recuperar la democracia y la libertad. Reiteró que, pese a la persecución, el parlamento venezolano sigue de pie, legislando y encabezando el proceso de cambio que vive Venezuela.

Por último, el diputado llamó al pueblo venezolano a mantenerse movilizado, pues a su juicio solo la combinación de la presión nacional e internacional se logrará el cese definitivo de la usurpación.

Nota de prensa

Deja tu comentario desde Facebook