La semana que está concluyendo evidenció una caída en picada del valor del bolívar con relación al dólar. El lunes 15 de julio el precio del dólar se ubicó en Bs 8.800 para luego saltar el 19 de julio hasta Bs 10.500 lo que refleja un aumento de aproximadamente 20%. Esta pérdida del valor del bolívar se expresa en una depauperación de las condiciones de vida de los venezolanos. De esta manera, actualmente el salario mínimo equivale a menos de cuatro dólares, el más bajo del planeta. Para alguien que observe este dato le resulta incomprensible que un ciudadano pueda vivir con ese ingreso.

Por José Guerra

Ello ha sido el resultado de un modelo económico disfuncional y de una política económica absurda que han destruido lo más importante para que una moneda detente el estatus de tal, la confianza. Así, cuando los venezolanos reciben bolívares por cualquier transacción en lo primero que piensan es en su conversión a dólares y ello resulta fatal para la estabilidad de la economía. Por tanto, para que el precio del dólar haya escalado como lo ha hecho recientemente ha tenido que haber los bolívares para adquirirlo. Ello parece contradictorio con el hecho que el BCV mantenga una política de encaje de 100% sobre los depósitos de la banca, lo que se traduce en una reducción de la capacidad del sistema financiero para prestar. Esta situación está creando una aparente paradoja derivada del hecho de que a pesar de la astringencia monetaria el bolívar se deprecia a un ritmo acelerado y de allí que es muy probable que en los próximos meses veamos un rebrote de la inflación.

Se configura así un cuadro terrible de severa contracción de la economía, significativa pérdida de valor del bolívar y en consecuencia una aceleración de la inflación, con lo cual las remuneraciones de los venezolanos continuarán cayendo, lamentablemente. Con un salario de apenas cuatro dólares es imposible que la economía se recupere porque la demanda agregada siempre será insuficiente. Así, estamos en un círculo vicioso que demanda un cambio de modelo económico y político de manera urgente y en eso se concentran los esfuerzos del Plan País.

El socialismo del siglo XXI ha destruido a Venezuela. Recuperar la actividad económica tiene que hacerse al unísono con la eliminación de la hiperinflación y pare ello resulta fundamental un menú de políticas que solamente un nuevo gobierno estará en condiciones de hacer ante el estado catatónico en que se encuentra el régimen de Maduro, incapaz de adoptar cualquier política sensata. Los venezolanos de hoy estamos obligados a luchar por mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas para que no sigan devengando estos miserables cuatro dólares.

Deja tu comentario desde Facebook