Iván Duque, presidente de Colombia, se fundió en un conmovedor abrazo este sábado, en medio de la celebración del Día de la Independencia, con el policía José Fernando Carvajal, quien perdió ambas piernas tras ser víctima de una mina antipersona, el pasado 10 de noviembre.

Carvajal, de 23 años, trabajaba en la Dirección Antinarcóticos, y acostumbraba a trabajar con Hulk, un perro antinarcóticos que había sido retirado del servicio 20 días antes del accidente. La información fue reseñada por la web El Tiempo.

El fatídico día que cambió la vida de Carvajal para siempre fue la mañana del 10 de noviembre, cuando los canes notaron la presencia de una mina antipersona en unos cultivos de hoja de coca del Ejército de Liberación Nacional (ELN), pero no pudieron evitar que Carvajal la pisara.

El policía fue trasladado a un centro asistencial de Montería, pero el cuerpo médico, para salvar su vida, se vio en la imperiosa necesidad de amputarle ambas piernas. Estuvo cuatro días en coma y 14 en la unidad de cuidados intensivos.

El 28 de noviembre fue recibido con honores en Bucaramanga, y afirmó que «en este momento no tengo piernas, pero Dios me regaló alas, y lo puedo decir con mucho orgullo».

Además, es guía canino y ofrece encuentros en colegios y fundaciones para hablar de su historia, del valor de la vida y de la resiliencia.

El patrullero que conmovió a Duque

El joven policía le envía un mensaje a los terroristas, indicándoles que los perdonó, porque «a pesar de que me quitaron los pies, no me han quitado los sueños».

El patrullero que conmovió a Duque

Actualmente, Carvajal camina con unas prótesis policéntricas que le dio la Policía.

Deja tu comentario desde Facebook