Armando Martini Pietri @ArmandoMartini

Argentinos concurrieron a primarias. Comicios que se convirtieron en una encuesta real e indicadora. Su resultado para pensantes y abstencionistas fue desolador, el sorprendente revés del presidente, en la carrera por la reelección, sacudió la economía, atentó contra la decencia y dio una bofetada a la salvación. El mundo desconcertado, está estupefacto. Los analistas políticos, no pueden creerlo.

Sin embargo, hay que respetar los resultados, es la democracia. Pero, sobre todo, tomarlos en cuenta con criterio estratégico. Y ni pensar en renunciar a las reflexiones que permitan subsanar errores y revertir la equivocación para la verdadera oportunidad, que será en octubre. Argentina no está perdida.

Argentinos y venezolanos, al igual que nicaragüenses, bolivianos, cubanos -estos por obligación-, eligieron las peores opciones. Se niegan torpes a progresar hacia una mejor nación, un futuro promisor. Parecen preferir, la indigencia, pobreza, miseria, palabrerío. Incomprensible continuar ilusionados por corruptos proveedores de limosnas, dirigentes de bagatela, insignificantes payasos redentores, y desquiciados aprovechadores guiados por el odio y complejos más bajos del ser humano. Ni Bolívar ni San Martín: derrota de la inteligencia.

Estiman mejor vivir en opresión, angustia, carencia, sin respeto a los derechos humanos, ni educación, -por cierto, los crímenes de lesa humanidad no sólo son los que producen daño físico o privación de libertad-, un Gobierno que propicie la destrucción educativa, sin duda, incurre en un delito censurable, punible-, creyendo en la revolución impúdica que algún día les dará casa, comida y medicina. Con el comunismo y la dictadura, han seleccionado la explotación para los próximos tiempos y generaciones. Sin embargo, cómo ignorar u omitir la responsabilidad ciudadana, tienen mucho de culpa, por elegir manipuladores, populistas deshonestos, sinvergüenzas, cuatreros de los dineros públicos.

Después de fracasos comprobados, es hora y decirle ¡no! al servilismo político e intelectual. Los ciudadanos, deben recordar, analizar, y recapacitar. Los pueblos no tienen memoria, pareciera una realidad. Pero debemos confiar en esta oportunidad no será así. La mayoría de los argentinos están bien formados, piensan, recuerdan la vergüenza, deshonor del kirchnertismo, peronismo fascista retorcido a favor de unos pocos, y desvirtuar el verdadero gentilicio argentino. 

Jamás desistir al derecho de soñar, aunque el poder no esté al alcance de las ilusiones. Una mezcla maligna de comunismo, castrismo, socialismo, populismo, mescolanza corruptora del Foro de Sao Paulo, asecha a nuestros países, y estamos en la obligación de combatirla con valentía, democracia, libertad, crítica, y opinión. Urgente superar los vicios socialistas; abrir los brazos y dar la bienvenida al liberalismo.

El peronismo es tirano, de raíz fascista, al igual que, el castrismo, chavismo, madurismo. Si logran consolidar su triunfo, ¡Ojalá y NO! sobrevendrán días de oscuridad para Argentina. El Kirchnerismo, actuará reformando la Constitución Argentina, imitando la venezolana-cubana, aplicará el socialismo castrista. La dupla Fernández, es un movimiento populista putrefacto, desmerecedor de confianza, no hace política, sino politiquería, corrompe, traiciona, adultera y su accionar es cuestionable. La Habana extiende sus tentáculos sobre Bolivia y Argentina. De allí, la importancia, cese de la usurpación en Venezuela, que sería un duro golpe al castrismo/Kirchnerista, Foro de Sao Paulo, izquierda latinoamericana y Cuba, que se verá forzada a replegarse a su isla comunista.

La advertencia contundente, del Presidente brasileño Jair Bolsonaro, alerta contra el reinicio de la tragedia kirchnerista, cuando asegura bandidos izquierdistas que ganaron las elecciones primarias en Argentina seguirán el lamentable camino de Venezuela que enfrenta una profunda crisis económica, y agrega quien suscribe, social, ética, moral, devastadora de todo un pueblo que una vez fue ejemplo de prosperidad y democracia.

En momentos de zozobra, controversias exaltadas y abrumadoras creaciones de ilusiones. El populismo socialista, perversamente castrista son maldiciones que debemos combatir con fuerza y coraje; sólo cautivan corrupción, impunidad, engaño, desolación, infortunio e indigencia. Un país que ha vivido desilusiones y desengaños no puede repetir la estulticia de volver a la desgracia, menos, cuando posee la experiencia de vivencias, para salvarse y recuperarse a tiempo.

Ambos pueblos luchan por salir del purgatorio político, aunque sectores y actores políticos, empresarios podridos, cómplices, socios aprovechadores, intentan trabarlo, monopolizando a conveniencia e interés, mensajes y acciones que fracturan a la sociedad. Es una batalla por la supervivencia, el futuro. Y así hay que tratarla.

Lastimosamente la arenga engañosa, comunista, socialista populista suena atractiva. Aunque el fracaso sea evidente. Una de las razones por la cual los socio-populistas y pobretólogos ganan elecciones. Para evitarlo hay que elevar el nivel de conciencia ciudadana, atreverse y gritar que este modelo castrista, socialista y populista no sirve, es una mierda, hay que cambiarlo de raíz, totalmente.

El Libertador Simón Bolívar, pronunció: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”. Hoy se percibe como una gran verdad. Un pueblo educado es difícil de engañar, sobornar con propinas, dádivas, limosnas, pan y circo. Ciudadanos educados, razonan, meditan, piensan, deciden, eligen. Pero, además, no se dejan manipular. La ignorancia es el peor de los males. 

@ArmandoMartini

Deja tu comentario desde Facebook