Este artículo fue publicado originalmente en este website.

Este artículo apareció en Caraota Digital: http://www.caraotadigital.net/hoy/estuve-defecando-en-mi-mano-confeso-ex-presa-politica-de-nicaragua/

 

La periodista de Nicaragua, Lucía Pineda, relató este martes que el aislamiento y el maltrato marcaron su detención de unos seis meses en Nicaragua, tras ser excarcelada junto a otros «presos políticos» en el marco de una polémica Ley de Amnistía.

«Dos semanas estuve defecando en mi mano porque el inodoro de mi celda no funcionaba. Fue por gestiones de la Cruz Roja que nos trasladaron a otra celda», afirmó Pineda en una conferencia de prensa.

La periodista contó que los carceleros le quitaron sus lentes, y que todo el tiempo estuvo «aislada incomunicada, desinformada», pero al mismo tiempo «convencida de que Nicaragua estaba con nosotros, que el mundo estaba con nosotros», señaló.

Pineda, acusada formalmente de terrorismo, entre otros delitos, todavía no da crédito a que el Gobierno del presidente Daniel Ortega, quien en algún momento se declaró su admirador, la haya llevado a la cárcel por informar sobre la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, reseñó Efe.

«Ni el doctor (Arnoldo) Alemán», que gobernó Nicaragua entre 1997 y 2002, «me echó presa, y me echó presa Daniel Ortega. Yo lo lamento, porque nosotros teníamos una disposición de informar bastante en el centro, pero que te vengan a cerrar solo por tener dos programas (independientes)… la posición fue informar lo que pasa, y esa fue la consecuencia», declaró Pineda.

La periodista fue capturada el 21 de diciembre pasado -y luego acusada de «terrorismo» y de «incitar al odio»- junto con Miguel Mora, el dueño de la televisora en que trabajaba, 100 % Noticias, y estuvo detenida en las cárceles «El Chipote» y «La Esperanza».

«En el Sistema Penitenciario se tortura a los presos comunes y a los presos políticos (…). El sistema está mal, está corrupto, está hecho para castigar inmisericordemente (…). La cabeza, los mandos intermedios, tienen una lógica de tortura, de agarrar al reo al punto de querer quebrantarlo moralmente», dijo por su parte Mora, también presente en la conferencia de prensa.

Pineda fue dejada en libertad como parte de un grupo de 56 opositores, por un mandato de la Ley de Amnistía, aprobada de urgencia el fin de semana en Nicaragua y que los «presos políticos» ven con recelo, pues consideran que no han cometido ningún delito y que los verdaderos beneficiados son los policías y paramilitares señalados de ser los responsables de cientos de muertes en la crisis.

Los periodistas están entre los grupos más expuestos a la presión del Gobierno por el manejo de la información sobre la crisis sociopolítica local.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro ha reportado más de un millar de agresiones contra reporteros desde el inicio de la crisis, en abril de 2018, incluyendo el asesinato del periodista Ángel Gahona.

La crisis de Nicaragua ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 594, y el Gobierno reconoce 199.

Deja tu comentario desde Facebook