Aunque Samuel Moncada, embajador del régimen de Nicolás Maduro ante la ONU, aseguró que la reunión del Movimiento de los No Alineados (Mnoal) se había desarrollado «con bajo perfil» para «permitir trabajar en un documento que tomó más de tres meses», la realidad es que el régimen temió que la reunión no pudiera realizarse hasta último minuto por falta de cuórum.

Cómo dijo en exclusiva en su momento Caraota Digital, el régimen de Maduro tuvo muy difícil llegar a la mitad de los miembros que exigía Maduro para que la reunión no fuera un fracaso político.

A diferencia de la reunión del año pasado en Bakú (Azerbaiyán) en la que más de 50 cancilleres estuvieron presentes, a la de Caracas finalmente solo asistieron 16 ministros o viceministros. Maduro preside el Mnoal, que recibió de Hassan Rohani, presidente de Irán, y entregará la presidencia a Ilham Aliyev, que, como los dos anteriores, no tiene buenas relaciones con la democracia, pues está gobernando su país desde 2003 y su país tiene un terrible récord en derechos humanos, reseñaba ya hace cuatro años el New York Times.

Las cifras oficiales de asistencia a la reunión no han sido publicadas oficialmente, pero Caraota Digital conoció por documentos que finalmente vinieron 72 países: de ellos, 24 embajadores de sus países ante la ONU, que fueron trasladados desde Nueva York y con diversos destinos intermedios para venir a Venezuela. Cinco de los representantes son embajadores de sus países en Venezuela y ocho «otros embajadores». Muy lejos del «prácticamente una cumbre» como se refirió Moncada a la reunión.

Además, han venido 16 ministros y ocho viceministros. Han venido 31 delegaciones de Asia y 31 de África, según cifras de la Cancillería, pero apenas cuatro miembros de América Latina y el Caribe, lo cual es sintomático del aislamiento que tiene el régimen de Maduro con sus vecinos. Esos invitados son Cuba, Nicaragua, Bolivia y San Vicente y las Granadinas, según las fuentes.

Moncada habló también del «respaldo de 120 países» al «gobierno legítimo de Maduro», pero aparentemente esto no aparece plasmado en la declaración final, según afirmó el propio embajador del régimen de Maduro ante la ONU. Al momento de publicar esta nota el documento no está en las redes oficiales del régimen.

Con más luces que sombras, sin embargo, el régimen muestra cierto respaldo internacional cuando su figura está más aislada, aunque finalmente, los militantes de su apoyo hacia él son regímenes también en duda, como los de Irán y Libia, que según Moncada «apoyarán a Venezuela» en la pretensión del régimen de formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en este momento en que el informe de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, es tan demoledor que el régimen lleva dos semanas en una intensa campaña de propaganda para desprestigiarlo como sesgado y falso.

La foto, sin embargo, luce deslucida porque hasta último minuto esa reunión estuvo en duda y porque de los 72 países, solo 16 mostraron apoyo militante con funcionarios de alto rango.

El régimen de Maduro ha aprovechado que su antecesor Hugo Chávez reactivó un Mnoal que luego de la caída del Muro de Berlín se había quedado sin objetivos. Para la historia quedará la reunión presidencial de 2009 en la que Muammar Gaddaffi montó sus tiendas de campaña a las afueras del por entonces Margarita Hilton. Una isla en la que se fue de compras solo dps años antes de que una revolución acabara con su régimen y con su vida.

Deja tu comentario desde Facebook