Este artículo fue publicado originalmente en este website.

Este artículo apareció en La Patilla: https://www.lapatilla.com/2019/06/12/griselda-reyes-satanizacion-electoral/

 

Soy una demócrata practicante, hago activismo político en la organización política Acción Ciudadana En Positivo, donde vemos la democracia como el ejercicio fundamental de las mayorías, donde el voto es el que tiene que decidir en cualquier conflicto y donde el voto es la única herramienta permitida para solventar conflicto, que hable la gente pero con el voto, en eso soy fiel creyente.

Dentro de un proceso electoral hay varias fases:
Convocatoria, el registro electoral, la oferta electoral o postulaciones, mesas electorales, instrumentación electoral, Votación, totalización, adjudicación y proclamación, todo esto bajo un cronograma de fechas que se deben ir cumpliendo metódicamente, hoy me toca analizar uno de estos puntos que para mi entender muchos lo dicen someramente sin entrarle de lleno y no es otro que el Registro Electoral Permanente.

¿Quiénes están autorizados a ejercer el voto?, ¿Por qué nadie tiene acceso a ese REP, más que el Psuv?, ¿porque no confían ni siquiera en el Polo Patriótico? Es ahí donde está el grueso del asunto, no son las máquinas, no las transmisiones, es el REP donde está la victoria o derrota de un proceso electoral, y alguien me puede decir ¿cómo ganó la oposición las parlamentarias del 2015? Sencillo, votando, porque el país tiene históricamente 3 toletes, los oficialistas que ellos hacen mantener sus cinco millones de votos y son los que siempre han necesitado y pueden movilizar, a veces crece y otras más seguida baja, pero mantienen su número. El otro tolete es la oposición que también cuenta con un historial de cinco millones de votos duro, que aunque de duro no tanto pero es su mofa estadística, la que más se repite y un grupo de venezolanos denominados Nini a quienes pareciera importarles quien gobierna y mucho menos mover la balanza para cualquier de los dos lados, ese voto Nini representa siete millones de votos y en muchos casos aumentan.

Pues bien, a parte de esa realidad, el registro de votantes es un misterio, porque antes del referendo revocatorio del 2004 el CNE entregaba la data de votantes, donde se especificaba el nombre y apellido, cédula y dirección, luego de eso solo entregaban en centro de votación nombre y cédula, pero ahora nada de nada, y en cambio encuentras los puntos rojos marcados quienes son los votos duros, los Nini que pueden accesar y los opositores que tienen que buscar la manera de hacer que no voten, ellos cuentan con esa valiosa herramienta, además de contar con centros de votación donde los militares ejercen el voto y sólo ellos sabes quiénes pueden ejercer el sufragio en esos centros de votación, así como cuantos extranjeros aliados del gobierno votarán para justificar cualquier auditoría.

Pero más grave, en las últimas elecciones quitaron la tinta indeleble, herramienta que “impedía” tratar de votar varias veces, lo que hace más fácil repetir la votación, y como ellos son los únicos que manejan el REP y las estadísticas de Instituto Nacional de Estadística, tienen el registro de las personas muertas y sorpresivamente los muertos en Venezuela pueden ejercer el sufragio, y muy fácil, utilizan una de las máquinas con que sacan las cédulas y listo! Tienes cinco o seis cédulas para que votes en diferentes centros electorales distintos y lejanos para no despertar sospecha.

El tema no es la máquina, ni la directiva del CNE porque ellos son simple voceros, el tema es el REP y antes de pedir la renovación de la directiva, lo que hay que hacer es borrar por completo el REP, registramos de cero con una respectiva contraloría, que en ese proceso de registro exista la figura de testigo permanente para dar Fe que quienes se registran son verdaderamente la persona y así tener un total de votantes, porque cada año se aumenta los totales de electores, y supera la tasa de natalidad promedio de Venezuela que uno dice, ¿cuándo nació tanta gente?

@Griseldareyesq

Deja tu comentario desde Facebook