La Guardia Revolucionaria de Irán (CGRI) publicaron este sábado las imágenes del momento exacto en el que detuvo al petrolero británico Stena Impero, confiscado el viernes por presuntamente “ignorar las normas y reglamentos marítimos internacionales al atravesar el estrecho de Ormuz”.

El episodio, que fue seguido por la retención de otro petrolero con bandera de Liberia el mismo viernes, elevó las tensiones geopolíticas en el canal de Ormuz. El secretario de Asuntos Exteriores Jeremy Hunt condenó los incidentes por considerarlos “inaceptables” y dijo que estaba “extremadamente preocupado”.

En el video se pueden ver lanchas rápidas iraníes rodeando el buque, que aparentemente estaba avanzando a toda velocidad. Más tarde, se observa cómo las Fuerzas Navales de Irán son respaldadas por un helicóptero militar, que desplegó un equipo de asalto en la cubierta del petrolero.

Más temprano la agencia Tasnim News había publicado las imágenes del buque británico fondeado en mar abierto. Sin embargo, Reuters informó que no pudo verificar la autenticidad del video.

El sábado, las autoridades iraníes abrieron una investigación al “Stena Impero”, al que acusan de no respetar las normas de navegación, aunque su retención tiene una motivación política.

El “Stena Impero” y sus 23 tripulantes están atracados en el puerto de la ciudad iraní de Bandar Abas, capital de la provincia meridional de Hormozgan, adonde fueron guiados tras su detención el viernes por la Guardia Revolucionaria.

El director de la Organización de Puertos y Navegación de Hormozgan, Alahmorad Afifipur, explicó que se está investigando la causa del accidente entre el petrolero británico y un barco pesquero y que los 23 miembros de la tripulación permanecerán a bordo hasta que las pesquisas terminen.

“Si es necesario, y a solicitud de las autoridades judiciales, la tripulación puede ser convocada para entrevistas técnicas”, indicó Afifipur.

Sobre las infracciones, el vocero de la Guardia Revolucionaria, Ramezan Sharif, explicó que el “Stena Impero” apagó su localizador GPS, entró en el estrecho de Ormuz por la vía de salida e ignoró “los avisos” de la Fuerza Naval.

Sharif denunció, asimismo, que un buque de guerra británico “escoltaba” al petrolero e intentó impedir el viernes la captura con “resistencia”.

Londres, por su parte, quiere rebajar las tensiones con Tehéran, informó el ministro británico de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt al término de una reunión interministerial de urgencia sobre la captura de un petroléro británico por parte de Irán en el Golfo.

La reunión “reafirmó el deseo del Reino Unido de distender”, dijo Hunt, añadiendo que el petrolero “Stena Impero” fue confiscado en aguas omaníes, “en una clara violación del derecho internacional”.

La captura del barco se produjo horas después de que la justicia del enclave británico de Gibraltar decidiese prolongar 30 días la retención de un petrolero iraní, interceptado el 4 de julio bajo sospecha de querer entregar crudo a Siria en violación de las sanciones europeas contra Damasco.

Hunt dijo que no era lo mismo: “el ‘Grace 1’ fue detenido legalmente en aguas gibraltareñas porque llevaba crudo a Siria, contraviniendo las sanciones de la Unión Europea”.

“Es total y completamente inaceptable”, sentenció Hunt.

Con información de AFP 

Deja tu comentario desde Facebook