La rivalidad entre la Reina Letizia y la reina emérita Sofía no es noticia vieja. Algunos desplantes protocolares de parte de la esposa del Rey Felipe VI  hicieron que este vínculo sea aún más lejano y la relación no es buena desde hace ya un tiempo largo.

Por eso no es raro que las vacaciones que los Reyes planearon en Mallorca no las crucen ni siquiera para desayunar. Los monarcas pasarán unos días de descanso en la residencia de Son Vent, mientras que Doña Sofía eligió Marivent para descansar. Ambas edificaciones se encuentran dentro del mismo predio, pero lo suficientemente lejos para que no cruzarse. 

Los Reyes llegarán a Palma a finales de julio donde también deberán presenciar algunos eventos oficiales. Felipe arribará dos días antes que Letizia para participar de las regatas y el 3 de agosto entregará  la Copa de Vela del Rey. Los demás actos, como son la cena con las autoridades baleares o el tradicional posado ante los medios, no tienen aún fecha oficial.

Lo cierto es que las vacaciones reales tienen una costumbre que dejó de cumplirse hace ya varios años y que marca la creciente rivalidad entre suegra y nuera. Desde que Doña Sofía y Don Juan Carlos abdicaron, la familia completa dejó de encontrarse en Marivent para desayunar, como todos los veranos. Pero, ¿qué es lo que enfrenta a las monarcas?

Al parecer, a la esposa de Felipe VI es muy obsesiva con la alimentación de sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, por lo que se molestó cuando Doña Sofía le regaló caramelos de anís, sus preferidos. Otro detalle que generó un malestar entre las dos monarcas.

También, se dice que Letizia no permite que la mujer vea a sus nietas a solas. Por lo que, en una conocida situación, estuvo a punto de despedir a un empleado cuando permitió que Sofía asista a una clase de equitación de las pequeñas. Según difundieron en la prensa extranjera, es este uno de los motivos del alejamiento entre ambas Reinas.

Galería de imágenes

e-planning ad

Más Noticias

Deja tu comentario desde Facebook