27

Pájaro Jaula

Lo de arte accidental iba, ahora sí, por una rotonda fea y anónima, esta vez huérfana de escultura del pelotazo, Más allá de nuestras mentes diminutas, una vez cruzado el mágico puente Carranza, no brillan con luz propia las rotondas con parecidas hechuras que en las poblaciones visitadas… Ver mas

Lo de arte accidental iba, ahora sí, por una rotonda fea y anónima, esta vez huérfana de escultura del pelotazo,
Más allá de nuestras mentes diminutas, una vez cruzado el mágico puente Carranza, no brillan con luz propia las rotondas con parecidas hechuras que en las poblaciones visitadas anteriormente a golpe de volante, pero merece la pena, o la alegría de Cádiz, pegarse un voltio, o tal vez andarse con rodeos, con un par de signos de los tiempos metafóricos. Un pájaro que no vuela y un candado que no canta.
El pájaro jaula de las Puertas de Tierra, nacido no sin polémica alrededor de la Constitución del 78, en homenaje, mejor dicho, a la Inmaculada Carta no tan Magna de marras, representa la libertad y la represión a partes iguales para hoy. La libertad condicional de acero inoxidable y la represión titánica de leyes de mordaza. Un pájaro dentro de una jaula, lo nunca visto, obra de Luis Quintero, artista peculiar que también firma el candado, junto al muelle de Cádiz, que abre y cierra la anteriormente llamada libertad de expresión. Oh, Cádiz, cuna de la libertad y de las tortillitas de camarones. En Oregón vacilan un montón con el estilismo de sus rotondas, y aquí gastamos alpiste de gorrión y un porvenir de ferretería.
Nueve metros de alto por diez metros de largo, medidas reglamentarias del pájaro jaula. Pa’ que digan que el AVE llegará a Cádiz cuando se rompan los frenos.

Ha recibido 65 puntos

Deja tu comentario desde Facebook