Este artículo fue publicado originalmente en este website.

Vaya momento el que vivió Marta Sánchez cuando se disponía a presentar un concierto en Badalona, España.

La cantante al subir al escenario en el Día Internacional contra la Homofobia, fue atacada por los asistentes, quienes comenzaron a lanzarle huevos y la acusaron de “fascista”.

Ante eso, la intérprete de Desesperada se limitó a decir antes de retirarse: “Pues me voy, ya está”.

Tras lo ocurrido, Marta Sánchez emitió un comunicado en donde expuso: “No merece la pena entrar a responder a cobardes que sólo buscan publicidad (…) “Ha sido sin duda, el peor que he sufrido en un escenario”.

Por otro lado, la española lamentó y condenó el ataque. “¿La próxima vez que serán, piedras? ¿A dónde vamos a llegar señores? Pensemos en eso y no me usen más de cabeza de turco ante un problema que nos afecta realmente a todos. Gracias siempre a aquellos que me apoyan y respetan”.

[embedded content]

Deja tu comentario desde Facebook