El Gobierno de México acusó a la diseñadora venezolana Carolina Herrera de apropiación cultural al haber incorporado en sus prendas diseños y elementos identitarios de los pueblos originarios locales.

La ministra de Cultura, Alejandra Frausto, reclamó que en algunos de los patrones utilizados en la colección existe parte de la cosmovisión de pueblos de regiones específicas de México. El Gobierno pidió a la venezolana que explique “públicamente” los fundamentos que llevaron a la casa de modas a usar elementos culturales cuyo “origen está plenamente fundamentado”, recogió el diario español El País.

También solicitó a la modista aclarar si las comunidades portadoras de estas vestimentas se van a beneficiar de las ventas de la colección.

“[El] bordado proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo); en estos bordados se encuentra la historia misma de la comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar y comunitario”, dice la ministra en el documento al que ha tenido acceso el medio español.

Deja tu comentario desde Facebook