Este viernes algunas líneas que prestan servicio de transporte público en el municipio Libertador del estado Mérida iniciaron un paro debido que no les permiten equipar las unidades de combustible ante un nuevo aumento del pasaje, así lo denunció Ramón Galvis, presidente de la Línea Chama.

«Estamos en un resguardo de unidades porque se nos ha complicado surtir combustible, alegando las personas a cargo de las bombas que es por un aumento inconsulto que nosotros hicimos».

Explicó que el aumento fue de Bs. 400 a 500, sin embargo dijo que en otras parte del país el costo del pasaje es de 800 a 1.000 bolívares.

La mañana de este viernes se reunieron con los concejales de la Cámara municipal del Libertador para proponer un incremento que podría ser de Bs. 1.000 la ruta corta.

Por su parte, Eladio Vergara presidente de la línea La Otra Banda, una de las pocas que prestó el servicio este viernes, dijo que pasaron una propuesta al Concejo Municipal con el costo del mantenimiento que requiere un autobús para estar operativo, al tiempo que indicó que el pasaje podría quedar en Bs. 1.000

En referencia al despacho del combustible, señaló que la orden de no surtirles gasoil y gasolina en las estaciones de servicio fue del «protectorado», igualmente detalló que a las unidades que no aumentaron el pasaje si les están equipando.

En la reunión estuvieron presentes representantes de la Alcaldía de Mérida y el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intt).

Hablan los usuarios

Algunos usuarios están de acuerdo con el aumento de la tarifa debido a la inflación que atraviesa Venezuela, sin embargo, otros pasajeros aseguran que 1.000 bolívares es imposible de costear para quienes devengan salarios mínimos y para los estudiantes, así lo informó la señora Teresa Sosa.

«Que hace uno con 40.000 bolívares, eso no alcanza para nada y con este pasaje menos va a alcanzar», señaló.

Este paro incide negativamente en los merideños, Fernando Zerpa es estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Los Andes (ULA), aseveró que ha tenido que caminar para movilizarse, «yo vivo en Tovar y no sé cómo llegar al terminal, me toca a pie, es una opción».

María Altuve, lamentó que gana Bs. 20.000 quincenales, ingreso1 económico que con el nuevo aumento que tienen previsto realizar no le quedaría dinero «ni para un huevo».

Las paradas de transporte se observaron abarrotadas de personas desde tempranas horas de la mañana, un paro que podría prolongarse hasta el lunes de no llegar a un acuerdo entre las instituciones involucradas.

Fotos: Jade Delgado

Deja tu comentario desde Facebook