9 niños venezolanos detenidos en Trinidad recibieron el año con sus familias

niños

9 de los 16 niños venezolanos detenido en el helipuerto de Chaguaramas, en el suroeste de la isla de Trinidad pudieron pasar la despedida del año con sus familias, aunque los 7 restantes, incluido un bebé de 4 meses, permanecieron bajo custodia junto con varios adultos.

Medios de ese país informaron este sábado que los menores solo pudieron pasar una hora junto a los familiares que se encuentran legalmente en Trinidad y Tobago.

La abogada Nafeesa Mohammed, líder local en favor de los derechos humanos, había pedido a las autoridades del país caribeño que permitieran que los niños venezolanos que quedaban detenidos fueran liberados.

“Necesitan protección, no persecución. El asunto ya está ante los tribunales, pero hasta que no se decida por qué no liberarlos. El Estado tiene los poderes y la autoridad para hacerlo”, destacó Mohammed.

Los 16 niños, incluido el bebé de 4 meses, y 11 adultos habían entrado ilegalmente en Trinidad y Tobago el pasado 17 de noviembre.

“Pueden ponerlos bajo órdenes de supervisión. Hay muchas vías abiertas para ellos”, señaló, tras recordar que los menores han estado detenidos durante más de un mes.

El grupo fue arrestado y llevado a la comisaría de la localidad de Erin, donde pasaron cinco noches en prisión.

El 22 de noviembre fueron escoltados fuera de las aguas de Trinidad y Tobago por la Guardia Costera, una vez que las autoridades de la isla afirmaron no tener conocimiento de una solicitud presentada para detener la deportación.

Después de pasar dos días en el mar, el grupo regresó a Trinidad y Tobago el 24 de noviembre, donde fueron nuevamente retenidos en la comisaría de Erin y posteriormente trasladados al helipuerto Chaguaramas, donde han estado durante casi un mes.

“Llevan detenidos más de un mes. Si bien muchos de nosotros pasamos la Navidad con familias y seres queridos, ellos estaban al cuidado del Estado”, dijo la abogada.

Mohammed aseguró haber identificado a los padres de los niños y a los familiares más cercanos, así como las direcciones y los permisos registrados legalmente, para que los funcionarios de inmigración, tuvieron la oportunidad de verificar que la información proporcionada era auténtica.

La abogada señaló que se otorgaron mandatos judiciales a todos los niños para que no fueran sacados de la jurisdicción hasta la audiencia y la determinación de los tribunales.

«No son criminales, no tienen que estar tras las rejas, están bajo control militar y eso es contrario a la Ley de Autoridad y todos los principios del interés superior. Estoy conmocionada por la forma tan distorsionada en que se mira el asunto cuando estamos hablando de niños», concluyó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.