Biden rechaza nombramiento de un nuevo miembro de la Corte Suprema ante de las presidenciales

Foto: AFP / JIM WATSON

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, rechazó que se nombre a un nuevo miembro de la Corte Suprema antes de las elecciones del 3 de noviembre.

«El Senado no debería pronunciarse sobre esta vacante (…) hasta que los estadounidenses hayan elegido a su próximo presidente y su próximo Congreso», dijo en un comunicado reseñado por AFP.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nombró este sábado a la jueza conservadora Amy Coney Barrett para suceder a la progresista Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos, cuando apenas faltan cinco semanas para la elección presidencial del 3 de noviembre.

«Esta noche, tengo el honor de nombrar a una de las mentes legales más brillantes y dotadas del país a la Corte Suprema», declaró el mandatario republicano desde los jardines de la Casa Blanca.

«Usted será fantástica», dijo Trump a la jueza de 48 años, de pie a su lado, antes de predecir que el Senado iba a confirmar rápidamente su nombramiento.

Trump se apresuró a iniciar el proceso para ocupar el asiento de Ginsburg, un icono progresista y feminista, con el fin de situar a la Corte Suprema, cuyos miembros son vitalicios, en una postura claramente conservadora, con seis jueces de esa tendencia frente a tres demócratas.

La oposición demócrata afirma que el encargado de tomar una decisión tan importante para la sociedad estadounidense debería ser el ganador de las próximas elecciones.

El alto tribunal se pronuncia a menudo sobre temas muy sensibles como el aborto, la tenencia de armas, la discriminación positiva o los litigios electorales.

Para la senadora Kamala Harris, compañera de fórmula de Biden, el nombramiento de la jueza Barrett «situaría a la Corte aún más a la derecha» y «perjudicaría a millones de estadounidenses», poniendo en peligro la cobertura sanitaria adoptada durante la presidencia del demócrata Barack Obama, el predecesor de Trump.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), la principal organización de derechos humanos en Estados Unidos, también exhortó al Senado a posponer la confirmación hasta después de la investidura del nuevo presidente, el 20 de enero.

El nombramiento de la jueza se abordará sin duda en el primer debate televisado de la campaña entre Biden, favorito en los sondeos, y Trump.

La elección de Barrett, madre de siete hijos, conocida por sus posturas conservadoras, podría impulsar el electorado religioso conservador del que Trump dependió en gran medida para llegar a la Casa Blanca hace cuatro años.

Sobre todo después de que la Corte Suprema, pese a contar en teoría con una mayoría de jueces derechistas, infligiera este año varios reveses al bando conservador en cuestiones como el aborto y los derechos de los jóvenes inmigrantes indocumentados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.