Los pájaros mejoraron su canto durante el confinamiento por el covid-19

Foto: Wikicommons

Un nuevo estudio, publicado en Science, reveló que el confinamiento por el covid-19 ha tenido efectos beneficiosos en las aves, pues en estos últimos meses, han mejorado su calidad cantando.

Según la investigación liderado por Elizabeth Derryberry (Universidad de Tennessee, Knoxville), Jennifer Philips (Universidad Politécnica Estatal de California) y David Luther (Universidad George Mason), la reducción del ruido producido por el hombre llevó a que algunas aves de California retomaran niveles de calidad en su canto que no se observaban desde hacía medio siglo.

Los investigadores se fijaron en los gorriones de corona blanca del área de la Bahía de San Francisco. Utilizando registros anteriores y posteriores al cierre en entornos tanto urbanos como rurales de la zona pudieron constatar que el hombre era causa directa de los cambios regionales en el canto de los pájaros observados con anterioridad. Unos cambios que afectan sobre todo a la capacidad de los machos para defender sus territorios, reseñó ABC.

Esta conclusión fue posible gracias a que el equipo de Derryberry lleva años monitorizando las poblaciones de gorriones en la Bahía de San Francisco. Trabajos anteriores habían demostrado que a medida que los niveles de ruido urbano aumentaban -principalmente debido al tráfico-, las aves se iban desplazando para cantar canciones con frecuencias mínimas más altas.

«Esto aumenta la distancia de comunicación, aunque a costa de una menor interpretación vocal», explicaron los investigadores. Es decir, los pájaros se alejaban y cantaban más alto, pero con una calidad menor.

Por ello, el confinamiento fue una gran oportunidad para poder observar si, efectivamente, la acción del hombre había sido la principal causa de este empeoramiento del canto. Y la premisa se cumplió: los niveles comenzaron a mejorar en la primavera de 2020, tras el confinamiento en la zona.

«Los gorriones del último grupo, expuestos a un ruido de fondo muy reducido, presentaron caídas en las amplitudes vocales y reducciones en las frecuencias vocales mínimas, lo que dio lugar a incrementos en la interpretación vocal», afirmaron en el estudio. Estos cambios fueron mucho más notables para las aves en áreas urbanas, explican los autores, lo que probablemente les dio a estas aves una capacidad mucho mayor para competir por territorios de reproducción.

Con información de ABC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.