Proyecto Sebraba: al rescate del jaguar venezolano

jaguar

María Fernanda Puerto-Carrillo es una bióloga venezolana con una misión especial: estudiar el jaguar que habita en el sur del Lago de Maracaibo.

Hace casi 14 años inició el interés de María Fernanda en la investigación del felino más grande de Venezuela. Sin embargo, lejos de acercarse a las poblaciones de los llanos o la selva amazónica, esta científica decidió observar muy de cerca, desde su proyecto de tesis de grado, el particular comportamiento de los jaguares adaptados al ecosistema pantanoso del Parque Nacional Ciénagas de Juan Manuel, también conocido como Aguas Blancas y Aguas Negras.

“La ecología, el comportamiento con su entorno, la dieta exclusiva” y otros elementos que hacen de los especímenes al sur del Lago de Maracaibo “completamente distintos al resto”, impulsaron a María Fernanda a mirarlos con mayor interés. “Se trata prácticamente de una especie endémica”, afirmó en una entrevista a Daniel Méndez para La Patilla.

Explicó que los jaguares zulianos “suelen consumir lapas, pequeños reptiles y galápagos de Maracaibo”, tortugas amenazadas debido a que es consumida por los humanos.

María Fernanda comentó que el jaguar también puede encontrarse en los parches de vegetación de Táchira, Barinas, Apure, Cojedes, Amazonas, Bolívar y en regiones como Delta Amacuro y Falcón.
Incluso aseguró que hay reportes de posible presencia de estos felinos en El Ávila, debido a presuntos hallazgos de huellas y otros rastros característicos.

Sus investigaciones pronto derivaron en la fundación del Proyecto Sebraba, una iniciativa con dos grandes objetivos: En primer lugar, determinar la densidad poblacional y los principales riesgos que amenazan a los jaguares de dicha zona y, en segundo término, enseñar a los hacendados, campesinos y demás pobladores a sostener una coexistencia armónica con tales depredadores.

Para llevar a cabo su tarea y obtener datos cada vez más precisos, el equipo de Proyecto Sebraba ha instalado en el pantano decenas de cámaras-trampa, las cuales pueden capturar el comportamiento del jaguar en su cotidianidad.

“Se asemeja a una película”, relata sobre la experiencia María Fernanda, quien además resalta el “patrón de manchas único” de estos felinos, una característica que le permite identificar a cada ejemplar y contarlos para aproximarse a la real densidad poblacional de la especie.

En el año 2019, el proyecto había cubierto con cámaras alrededor de 600 kilómetros cuadrados de las ciénagas Juan Manuel.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.