Bundesliga presentó un protocolo sanitario “súper” estricto

La Bundesliga alemana presentó un protocolo sanitario extremadamente estricto en el que los jugadores y cuerpo técnico serán sometidos a exámenes de coronavirus dos veces por semana como mínimo y antes de cada partido y sólo se admitirán 300 personas en el estadio para los juegos que serán sin público. 

«El objetivo no podía ser garantizar la seguridad 100% de cada uno», señaló la Liga Alemana de Fútbol (DFL) que elaboró un documento de 51 páginas para convencer a los poderes públicos de la posibilidad de relanzar el fútbol, evidentemente a puertas cerradas, agrega información de la agencia AFP.

El texto indica que «todas las medidas están condicionadas a que no se dediquen recursos indispensables en la lucha contra el COVID-19 para el conjunto de la población».

La seguridad estará a cargo de la policía, con especial atención a las posibles aglomeraciones fuera de los estadios.

Otro punto relevante señala que todos los actores de la zona ‘césped’ llevarán máscaras, incluidos los suplentes en los banquillos. Únicamente los jugadores y los árbitros, en el campo, no la llevarán. Los balones serán regularmente desinfectados durante los partidos.

Incluso, en su vida privada los jugadores deberán someterse prácticamente a una cuarentena, sin contacto con sus vecinos y sin recibir visitas. Estas restricciones se aplican a todos los miembros de la vivienda. Si fuera necesario, se puede salir brevemente a hacer compras, pero el jugador no lo tiene permitido. El protocolo detalla en varias páginas las reglas de higiene para la vida familiar, desde el lavado de manos hasta la manera de preparar la comida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.