Caribes a un paso del título en la LVBP

Caribes de Anzoátegui quedó a un paso de coronarse por cuarta vez en la LVBP, al someter 9-6 al Cardenales de Lara, este domingo en el tercer juego de la Gran Final, escenificado en el estadio José Pérez Colmenares de Maracay.

Rafael “Balita” Ortega, con cuatro remolcadas, resultó la pieza de mayor peso en el andamiaje aborigen, al conectar el batazo clave.

En esta oportunidad, a contrapelo de los dos primeros juegos celebrados en Barquisimeto, el bateo retomó el papel protagónico que había tenido a lo largo de la temporada. Caribes soltó 13 hits contra 11 de los larenses.

Caribes puso la serie definitiva con balance de 3-0 a su favor y luego de la fecha libre de este lunes, el martes procurará apuntarse la victoria por barrida ante Cardenales, que salió como favorito para imponerse en esta final. El último Clásico de Enero que terminó en cuatro juegos se remonta a la lejana campaña 1992-1993, cuando Águilas del Zulia dispuso de Navegantes del Magallanes.

Cardenales dejó en 25.2 la cadena récord de entradas sin anotar en carrera, que tejía desde el juego inaugural. A falta de un out para concretar el capítulo 26 de la seguidilla, facturó un racimo de tres carreras. Al finalizar el juego, pese al triunfo de Caribes, Cardenales lanzó un mensaje contundente de cara al cuarto juego de esta serie definitoria, tras anotar seis veces en los últimos cuatro actos.

Pero Caribes también alzó su voz al fabricar gruesos racimos en los actos cinco y seis, anotaciones sobre las cuales edificó su victoria.

Andrés Pérez, quien anda con marca de 4-0 en esta postemporada, logró su primer triunfo de la Gran Final. Perdió Henry Centeno, lanzador adición del Cardenales desde la Serie Semifinal, en la que tuvo una actuación muy pobre. En esta oportunidad se vio más solvente sobre la loma y si bien permitió cuatro carreras en 4.2 episodios de labor, tres de esas anotaciones resultaron inmerecidas.

Con una victoria más, Caribes sellará el boleto para representar a Venezuela en la Serie del Caribe, que comenzará el próximo domingo 31 en Mazatlán, México.

Al Cardenales le toca la tarea del indio, pues ya no tiene margen de maniobra ni de error. Está obligado a ganar cuatro encuentros consecutivos, algo que nunca antes ha ocurrido en la historia de la LVBP. Aunque, tiene las piezas para hacerlo. Solo que, hasta el momento, Caribes ha logrado darle la vuelta con pitcheo y ofensiva, según demande el ritmo del juego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.