Oscar Torres dice que “iba a ser el sucesor de Omar Vizquel”

En 2001 Óscar Torres hizo su debut en la NBA con los Houston Rockets, convirtiéndose en el segundo venezolano en jugar en el mejor baloncesto del mundo después de Carl Herrera.

“A mí me gustaba asumir el reto. No pensaba si hablaba inglés o si la ciudad me gustaba. Mi idea era seguir jugando y forjando mi futuro. Uno busca adaptarse en el momento y hacer lo necesario, además de mostrar el talento”, recuerda el ocho veces campeón en Venezuela con Marinos de Anzoátegui.

Pero el jugador, ya con 43 años, recuerda que “prácticamente” lo obligaron a jugar baloncesto. “Yo jugaba béisbol. Yo iba a ser el sucesor de Omar Vizquel. Jugaba shortstop, pero nunca llegué a tener la oportunidad de jugar en un equipo organizado. En el liceo, prácticamente me dijeron: Tú vas a jugar baloncesto. En el baloncesto lo complicado es que no hay muchas oportunidades para desarrollarse. Muchos jugadores de Caracas deben buscar afuera su desarrollo. A mí me tocó”, recuerda en un Instagram Live de la Liga Profesional de Baloncesto.

Reconoce la importancia que terminan tendiendo los deportistas en la juventud. “Los que estamos dentro de la cancha, los que jugamos profesionalmente, no nos imaginamos el impacto que tenemos en muchos jóvenes. Ser ejemplo de esos jóvenes que están comenzando y que en un futuro quisieran ser como Carl Herrera, como “Pepito” (Héctor Romero), como Greivis (Vásquez). Nuestra labor es tratar de ser lo mejor posible”, agrega.  

Torres pasó jugando por Estados Unidos, Italia, Turquía, Rusia y España. “Me acostumbré a entrenar fuerte. Mi mentalidad era siempre entrenar duro, porque sentía que me daba resultado. Era la única forma de aprovechar los años e ir evolucionando. Ahora para mí la comida es muy importante, el alimentarse bien es fundamental”, dice el integrante de la selección de Venezuela en los Mundiales Estados Unidos 2002 y Japón 2006 .

No se olvida de la importancia de su familia. “A veces muchos jóvenes no valoramos el hecho de que los padres nos acompañen en nuestros comienzos de carrera. ¿Sabes?, cuando estamos comenzando a veces los padres pensamos que ‘eso puede ser un ratico y después se le quita’. Mi papá siempre fue una persona que nos decía que teníamos que estudiar mucho y hacer todas las cosas lo mejor posible. Para mí, fue un orgullo lo que le hice vivir a mi padre y a mi madre”, comenta el campeón con Trotamundos de Carabobo en el Suramericano de Clubes de 2000.

Deja un comentario