Si no gana Nueva York, ¿será culpa de Aaron Boone?

La temporada pasada, era Dave Roberts de los Dodgers el que necesitaba ganar si no quería perder el trabajo. O al menos eso fue lo que escuchamos. Nos contaron eso a pesar de que Roberts había ido a la Serie Mundial en dos de las tres temporadas anteriores y había perdido en la Serie Divisional del 2019 contra los Nacionales tras ganar 106 juegos en la ronda regular. Por buen manager que fuese Roberts – y creo que es un manager grandioso – su equipo seguía sin ganar la Serie Mundial. Hasta que finalmente la ganó.

Ahora estamos escuchando lo mismo sobre Aaron Boone, quien se está preparando para su cuarta temporada al frente de los Yankees, donde la presión es más grande que en Los Ángeles. ¿No están de acuerdo? El que estaba antes que Boone, Joe Girardi, llevó a su equipo al Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el 2017 y perdió el trabajo. Los Yankees estaban arriba tres juegos a dos ante los Astros, pero anotaron una sola carrera durante los últimos dos partidos en el Minute Maid Park. Y el que terminó pagando el precio fue Girardi.

Boone, el héroe del Juego 7 de la SCLA del 2003 con su cuadrangular de oro por los Yankees, reemplazó luego a Girardi y rápidamente se convirtió en el primer piloto en la historia de la franquicia en ganar 100 encuentros en cada una de sus primeras dos campañas, señala el reportaje de Mike Lupica en MLB.com.

Por cierto, el récord de Boone en la temporada regular en estos momentos es de 236-148. El de Roberts durante el mismo período es de 241-144. Pero la Gran Maquinaria Azul de Roberts finalmente completó la tarea contra los Rays. Como manager, Boone todavía no ha llegado a la Serie Mundial, que sería la primera para los Yankees desde el 2009.

En el 2018, los Yankees se encontraron con los mejores Medias Rojas de la historia, un club que venía de ganar 108 partidos en la campaña regular. La SDLA estaba igualada 1-1 y la acción se había trasladado al Yankee Stadium. El as de Boone, el dominicano Luis Severino, permitió siete carreras y seis hits en tres entradas en el Juego 3. Boone fue criticado por dejar demasiado tiempo a Severino en una noche en la que los tres relevistas que lo siguieron permitieron otras 10 rayitas en aquella paliza por 16-1.

Los Yankees perdieron la noche siguiente por 4-3 luego de permitir que el cerrador de los Patirrojos, Craig Kimbrel, saliera de un atolladero con la casa llena en el cierre del noveno. Aaron Judge y Giancarlo Stanton, los dos grandes bates de Nueva York, se combinaron para irse de 7-0 aquella noche.

En el 2019, Nueva York perdió el decisivo Juego 6 de la SCLA ante los Astros debido a un jonrón de oro del venezolano José Altuve ante el cubano Aroldis Chapman. Por supuesto, luego hubo quien dijo — debido a lo que se supo sobre el sistema del robo de señas de los Astros — que Altuve sabía qué pitcheo venía. Quizás sí sabía. Pero Nueva York de cualquier forma perdió con su mejor lanzador en el montículo.

Luego llegó octubre del 2020 y el Juego 5 de la SDLA contra los Yankees, cuando Mike Brosseau conectó un jonrón en el octavo inning ante Chapman que terminó decidiendo el encuentro. Una vez más, Boone perdía con su mejor serpentinero en la lomita. Una vez más, los Yankees no llegaban a la Serie Mundial. Ahora, son tan favoritos como los más para triunfar en el 2021, una súper potencia a pesar de todas las lesiones durante las últimas dos temporadas, a pesar de todas las interrogantes sobre su bullpen y del hecho de que esperan grandes cosas de cuatro abridores — Severino, Corey Kluber, el dominicano Domingo Germán y Jameson Taillon – que se combinaron para tirar una sola entrada la temporada pasada.

Si Nueva York no gana por fin otro anillo como lo hicieron los Dodgers, ¿será eso de alguna manera culpa de Boone? ¿En qué universo podría pensar alguien algo así? En el Universo Yankee.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.