Desacuerdos entre republicanos de Florida sobre la apertura de escuelas tras pandemia

Desacuerdos entre republicanos de Florida sobre la apertura de escuelas tras pandemia
El representante Mario Díaz-Balart (izq.), el gobernador de Florida Ron DeSantis (2 izq.) y los senadores Marco Rubio (cen.) y Rick Scott, hablan el 22 de enero de 2019 con la prensa tras reunirse con el presidente de EEUU, Donald Trump, para hablar sobre Venezuela. JACQUELYN MARTIN AP PHOTO

Con las escuelas de Florida emergiendo como el último campo de batalla en la lucha por las medidas de salud pública del coronavirus, los tres principales republicanos del estado no están totalmente de acuerdo sobre cuál creen que es la forma más segura de ir a la escuela cuando se trata de sus propios familiares.

El gobernador Ron DeSantis dijo que sus hijos, que son demasiado pequeños para asistir a la escuela, irían en persona si tuvieran la edad suficiente.

El senador Rick Scott dijo que sus nietos no asistirán a la escuela en persona.

Y el senador Marco Rubio no respondió sobre si sus hijos asistirían a clases en persona al ser encuestado por el Miami Herald, pero afirmó que quiere ver disminuir la propagación en la comunidad de Miami en las próximas semanas antes de que los estudiantes regresen a sus aulas de clase.

«Ninguno de mis dos hijos que todavía están en la escuela tiene problemas de salud», dijo. “Nadie en nuestra casa los tiene. Sería diferente si ese no fuera el caso».

Por su parte, el alcalde Carlos Giménez dijo el jueves que las escuelas no abrirán si la tasa de infección del condado no baja, aunque aún no se ha tomado ninguna decisión sobre el año escolar en el condado.

«No solo estamos pensando en los niños», dijo Giménez en una entrevista en línea con el Washington Post. «Estamos viendo cuáles son las posibles ramificaciones de los niños que se infecten en la escuela y luego regresan e infectan a sus familiares».

La mayoría de las escuelas en Florida reabrirían en agosto bajo una orden de emergencia emitida hace dos semanas por el Comisionado de Educación, Richard Corcoran, que pidió a los distritos escolares controlados localmente que planeen enviar a los niños a la escuela para que aprendan cara a cara cinco días a la semana.

El viernes, cuatro semanas antes de que comiencen las clases, Miami-Dade informó sobre 3.362 casos confirmados adicionales de COVID-19 y 16 nuevas muertes, según el Departamento de Salud de Florida. En todo el estado se confirmó el viernes de 12.444 casos adicionales de COVID-19 y 135 nuevas muertes de residentes de Florida, un día después del mayor número de muertes en un solo día desde que comenzó la pandemia.

Un total de 5.653 personas en Florida han muerto por el virus hasta ahora, según información estatal, y un total de 402.312 personas han sido infectadas.

El lunes el gobernador DeSantis fue demandado por el sindicato de maestros de Florida, tras la orden de reapertura de las escuelas. Luego pareció dar más holgura a los distritos escolares locales durante un discurso el miércoles, donde dijo: «Creo que le debemos a cada padre de Florida la opción de enviar a su hijo de regreso a la escuela para recibir instrucción en persona, u optar por mantener el aprendizaje a distancia.»

Varias semanas antes, el 8 de julio, cuando el estado anunció otras 136 muertes debido al virus, DeSantis le dijo al presentador de radio conservador Rush Limbaugh: «Tengo una hija de 3 años, un hijo de 2 años y una hija recién nacida, y puedo decirte que si estuvieran en edad escolar, no me preocuparía en enviarlos a la escuela.”

Scott parecía claro esta semana en que sus nietos no irían a las aulas pronto, y le dijo a Fox Business que «mis hijas estarán más centradas en el aprendizaje a distancia en este momento para asegurarse de que sus hijos estén seguros, pero sé que otros padres van a querer que sus hijos vuelvan al aula.»

Rubio, sin embargo, tan recientemente como el jueves dio a entender que se sentiría cómodo enviando a sus hijos de regreso a la escuela si la pandemia en la comunidad de Miami-Dade disminuye en las próximas semanas, aunque no lo dijo explícitamente. El condado aún se encuentra en la Fase 1 del proceso de reapertura, y el Superintendente de Escuelas de Miami-Dade, Alberto Carvalho, dijo que el distrito impartirá clases completamente en línea si el condado no pasa a la Fase 2 antes del 24 de agosto.

Rubio dijo que le gustaría que las escuelas impongan políticas de distanciamiento social, mejoren la ventilación y realicen un rastreo rápido de contactos si se reporta un caso positivo, aunque los funcionarios de salud en Miami han argumentado que los esfuerzos de rastreo de contactos del estado son insuficientes, dijo que esos pasos son «exitosos para reducir sustancialmente el riesgo.»

Las escuelas charter en el condado de Miami-Dade tienen sus propias juntas de gobierno y pueden imponer sus propios estándares para la reapertura, aunque también pueden seguir los estándares de las escuelas de Miami-Dade.

Florida tiene cinco de los 10 sistemas de escuelas públicas más grandes del país: los condados de Miami-Dade, Broward, Hillsborough, Orange y Palm Beach.

Carvalho dijo el miércoles que, por ahora, no planeaba abrir el distrito más grande del estado el próximo mes.

«A partir de hoy, en base a ese conjunto de criterios y métricas, no sería apropiado para nosotros traer a los estudiantes de regreso a la escuela,» dijo Carvalho en CNN. «Las condiciones no son actualmente apropiadas para que podamos enseñar a los niños [y] al mismo [tiempo] salvaguardar su bienestar y su salud».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.