Intentan convencer a Biden de retomar «deshielo» con Cuba

Biden

Un grupo integrado por intelectuales, economistas y académicos, al que se ha unido el excontratista estadounidense Alan Gross, que guardó prisión en Cuba, envió una carta al presidente de Estados Unidos Joe Biden para que levante las sanciones al régimen de La Habana .

“La Joven Cuba” es la iniciativa que promueve la carta. Se trata de un espacio digital en el que analistas y periodistas exponen y avalúan las políticas del régimen cubano; además se presentan a sí mismos como un «foro» para lograr un socialismo «democrático».

La carta se trata del primer intento colectivo de mostrar a Biden el interés de que cumpla su promesa de campaña de revisar la política que durante la administración del expresidente Donald Trump se endureció con sanciones hacia el régimen de la isla.

Entre los argumentos del endurecimiento de las sanciones de Washington a La Habana durante la administración de Donald Trump se cuentan las violaciones retiradas de derechos y libertades contra la oposición interna a la cual el oficialismo de la isla desconoce; también señalamiento de vínculos con casos de corrupción y respaldo a la dictadura de Venezuela.

Según los firmantes de la carta promovida por «La joven Cuba», “Estados Unidos no es el único responsable de los problemas que enfrenta” Cuba, pero las sanciones por casi 60 años “han hecho muy difícil superarlos”.

Igualmente señalan que “Estados Unidos no tiene que ser nuestro aliado ideológico, pero puede dejar de ser un vecino hostil”, y exhortan, “Lo que requerimos del gobierno de Estados Unidos y sus líderes es que no interfieran en nuestros asuntos internos”.

Según quienes hacen público el documento, la misiva también fue entregada por correo electrónico a la Casa Blanca y la Embajada de Estados Unidos en La Habana este martes.

El deshielo de Obama

Entre los que subscriben la carta se encuentran el estadounidense Gross, quien estuvo arrestado por el gobierno de Cuba en 2009 bajo acusación de ser un espía para Washington. Gross fue condenado en 2011 y excarcelado en diciembre de 2014 como parte del inicio del acercamiento promovido por el expresidente de EEUU Barack Obama y el gobernante cubano Raúl Castro, previo a lo cual hubo un año de diálogos secretos entre ambos gobiernos en lo que tomó participación El Vaticano. Gross fue utilizado por Obama y Castro como ficha de cambio, para excarcelar a cinco agentes de la Inteligencia cubana que formaron parte de la red Avispa y cumplían largas condenas en EEUU. Uno de los agentes cubanos excarcelados resultado de este intercambio cumplía cadena perpetúa por su responsabilidad en el atentado y derribo en aguas internacionales de dos avionetas civiles de la organización Hermanos la Rescate que costó la vida a cuatro jóvenes estadounidenses.

El intercambio de Gross por los espías fue el inicio de un relanzamiento de las vínculos diplomáticos entre EEUU y Cuba, tras más de cinco décadas de ausencia de relaciones, que siguió con la apertura de embajadas y una visita del presidente Obama a la isla en 2016. Tras esta visita, EEUU realizó una serie de concesiones al régimen de La Habana que no cedió en su postura de atrincheramiento político.

Durante la etapa de acercamiento entre EEUU y Cuba, Biden se desempeñaba como vicepresidente.

Trump durante su administración dio un giro radical a la política de la administración anterior con la aprobación de más de 200 medidas que mediante la asfixia económica buscaban presionar un cambio. Cuba informó que esta política le ocasionó pérdidas por 5.500 millones de dólares en 2019. Los negocios del régimen administrados por militares que controlan el flujo de entrada de divisas a la isla se vieron seriamente afectados con las medidas de Trump.

Sanciones de la era Trump

Cancelación de permisos para vuelos, cierres de cruceros, estímulo para que cubanoamericanos reclamen judicialmente a empresas extranjeras que operan el propiedades confiscadas por la dictadura cubana, prohibición de envío de remesas, y colocación de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, son algunas de las medidas adoptadas durante la administración Trump.

Entre otros firmantes de la carta que promueve «La joven Cuba» enviada a Biden se encuentran artistas de varias generaciones como Antón Arrufat, Eduardo del Llano, Fernando Pérez, Yunior García Aguilera, José María Vitier García-Marruz; economistas como Arturo López-Levy y Mauricio de Miranda Parrondo; académicos como Carlos Lazo e Isabel Alfonso y emprendedores como Camilo Condis y Collin Laverty.

“Cuba merece una paz democrática. La administración Biden tiene una oportunidad única para corregir las sanciones”, dijo a la agencia The Associated Press el investigador cubano con residencia en Estados Unidos Harold Cárdenas, otro de los firmantes del documento, a la vez que instó al presidente Biden a derribar «este muro”.

La sexagenaria dictadura cubana promueve acciones para que las sanciones impuestas por Trump sean suspendidas por la actual administración demócrata.

Con información de AP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.