Florida anticipa «recortes» a Medicaid y educación para ajustar presupuesto

Para nadie es noticia que la pandemia de coronavirus no solo dañó la economía de prácticamente todos, sino también redujo significativamente los ingresos fiscales municipales, condales y estatales, y por ello el Congreso de Florida comienza a ‘tantear’ las posibilidades de ‘ajustar’ el presupuesto para hacerle frente al déficit que supera los tres mil millones de dólares, lo que llamamos en inglés three billion dollars.

Así lo comunicó el director de la oficina de Apropiaciones del Congreso, Jay Trumbull, quien anticipó “recortes presupuestarios”, que podrían conllevar a la afectación de servicios públicos por definir.

“No diseñamos el presupuesto sobre la base de suposiciones sobre lo que el Congreso puede o no puede hacer”, dijo el señor Trumbull, durante su alocución en el cuerpo legislativo, en franca referencia a la remota posibilidad de que el Gobierno federal provea fondos para paliar el déficit.

«Depende de este organismo tomar decisiones en lo que respecta a nuestra salud fiscal, en lo que respecta a la actualidad, sin ningún conocimiento de si el Congreso federal dará o no dinero adicional», continuó Trumbull, quien además es representante republicano de la zona de Panama City, en el noroeste del estado.

«No tenemos idea de cuánto van a dar, si van a dar algo, y qué condiciones se asociarían con ese tipo de regalo», acentuó.

La realidad es que Florida proyecta una merma de 3.300 millones de dólares, 3.3 billion dollars, de ingresos fiscales en 2020 y 2021, según expresó el panel de economistas, dada las afectaciones de la pandemia de coronavirus a las ramas que producen el capital del estado, desde hostelería, turismo y gastronomía hasta aviación, servicios y pequeñas empresas.

De esos miles millones, 2.750 millones, que son 2.75 billion dollars, serían adjudicados como déficit para el presupuesto 2021-2022, que el Congreso estatal debe discutir este mes de marzo.

Para comenzar, se habla de “hacer recortes” a varios programas públicos, que van desde educación y cuidado de salud hasta medio ambiente y red judicial.

“Es matemáticamente imposible recortar dos mil millones sin quitarle a educación, argumentó Trumbul, con lo que recordó que la educación pública del estado adquirió cerca del 30% de los 92.200 millones, 92.2 billion dollars, asignados al presupuesto el año pasado.

En segundo lugar de afectación estaría la salud pública, que obtuvo cerca del 42% del presupuesto el año pasado, aunque el dilema estaría cómo recortar sin afectar Medicaid, cuando este apartado tiene hoy más personas que atender que hace un año.

En efecto, Medicaid es la principal fuente de asistencia médica para personas de bajos recursos o discapacitadas, que acuden al Estado para hacerle frente a sus necesidades sanitarias.

Según datos proporcionados por la autoridad estatal, la inscripción a Medicaid ascendía a 3.9 millones de personas antes de la pandemia. Hoy denota unos 4.4 millones, y se espera aumente a 4.58 en los próximos meses, aunque después, cuando la economía recupere la estabilidad, la cifra disminuiría paulatinamente.

En otras palabras, si la pagar por servicio médicos prestados a cada beneficiario de Medicaid asciende a unos 5.000 dólares al año, el programa de salud pública necesitaría unos 23.000 millones de dólares, que son 23 billion dollars.

El Diari

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.