Identifican al hombre que mató a 2 agentes del FBI en Sunrise

FBI

Como David Lee Huber fue identificado el hombre sospechoso de haber asesinado a dos agentes del FBI y herido a otros tres, el martes durante una operativo en contra del abuso y pornografía infantil.

El individuo también murió en la escena, aparentemente tras disparar contra los agentes federales se quitó la vida con un arma de fuego, según reportan fuentes a Local News.

El miércoles se observó en la escena del crimen una gran cantidad de agentes investigando y recaudando mayor evidencia en el complejo de apartamentos.

El director del FBI, Christopher A. Wray, identificó a las víctimas como el agente especial Daniel Alfin, de 32 años, y su compañera la también agente especial Laura Schwartzenberger, de 33 años.

El FBI sospechaba que Huber, de 55 años, había cometido delitos violentos contra niños y pornografía infantil.

De acuerdo con la información preliminar Huber tenía cámaras de vigilancia en su apartamento cuando los agentes llegaron a Water Terrace, 10000 Reflections Blvd. W., apartamento 102, con una orden de allanamiento con un caso relacionado con pornografía infantil.

El FBI está investigando el tiroteo fatal. Los registros muestran que Huber era un consultor informático que vivía en el apartamento, que se divorció en 2016 y era padre de dos hijos.

El FBI aún no ha identificado al hombre, que habría muerto por una herida de bala autoinfligida, y que de acuerdo con las fuentes se trataría de Huber.

El FBI podría confirmar la información en las próximas horas.

En el enfrentamiento con el sospechoso también resultaron heridos otros tres agentes del FBI, cuyas identidades no han sido reveladas a la prensa.

El FBI reportó en la tarde del martes que los dos agentes abatidos pasaron años luchando contra el abuso infantil en Florida. En esta ocasión, Alfin y Schwartzenberger participaban en una operación en contra de la pornografía infantil, según el parte oficial.

Dos de los agentes heridos fueron trasladados a hospitales para recibir tratamiento y se encontraban en condición estable, mientras que el tercer herido no fue hospitalizado, dijo en un comunicado el agente especial del FBI en Miami, Michael D. Leverock.

Según un reporte de Univisión 23, citando declaraciones, el hombre habría tenido varias camaras de seguridad que se activaban con el movimiento y es muy probable que hubiese estado monitoreando a los agentes. De ser así, de acuerdo con el medio de televisión, el hombre sabría dónde iba a disparar.

Según Leverock, el sospechoso también murió, pero no dijo cómo ni identificó a la persona. El canal Local 10 reportó que el hombre se habría quitado la vida.

Wray agregó que “todos los días, los agentes especiales del FBI se ponen en peligro para mantener a salvo al pueblo estadounidense”.

A lo que acotó: “El agente especial Alfin y el agente especial Schwartzenberger ejemplificaron hoy el heroísmo en defensa de su país. El FBI siempre honrará su máximo sacrificio y siempre estará agradecido por su valentía”.

El enfrentamiento en el suburbio de Sunrise en Fort Lauderdale marcó uno de los días más sangrientos en la historia del FBI en el sur de Florida y también uno de los más mortíferos a nivel nacional, según el sitio web del FBI.

El Departamento de Policía de Sunrise tuiteó sobre la fuerte presencia policial y señaló que varias vías vehiculares estaban cerradas en el área.

El portavoz del FBI, Jim Marshall informó que el incidente ocurrió alrededor de las 6 am cuando los agentes cumplían una orden judicial en las cercanías de 10100 Reflections Blvd.

La orden de registro ordenada por un tribunal federal estaba relacionada con un caso de abuso contra menores.

«El incidente del tiroteo está siendo investigado por la División de Inspección del FBI», señaló Marshall.

“Debido a que se trata de una investigación en curso, no se dará a conocer más información en este momento», añadió.

“Los disparos sonaron ‘bum, bum, bum, bum’”, dijo Julius McLymont, cuya casa limita con el complejo de apartamentos Water Terrace, donde el sospechoso estaba atrincherado.

Al principio, McLymont pensó que los disparos eran contraproducentes, luego, dos minutos después, escuchó unos cinco disparos más. Salió y miró por encima de la cerca mientras los coches de la Policía y las ambulancias entraban apresuradamente.

Luego, de acuerdo con su relato, vio a agentes trabajando en alguien que yacía en el suelo antes de subir a una persona en una ambulancia.

El incidente de este martes se produce décadas después de que una acción similar dejara a dos agentes del FBI muertos y cinco más heridos, en la localidad de Pinecrest, en Miami-Dade. El hecho ocurrió en 1986.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.