Partido Demócrata de Florida deja sin seguro a sus empleados

demócrata
El Partido Demócrata de Florida enfrenta tan pésima situación financiera que dejó sin seguro salud a sus trabajadores a finales del 2020, y algunos de ellos, deben grandes facturas médicas.

El pasado domingo 31 de enero, el Comité Ejecutivo de la formación demócrata de Florida, en su informe financiero de fin de año, presentado ante la Comisión Federal de Elecciones, reconoció que terminó el 2020 con 60,930 dólares en sus arcas y una deuda de 868,599 dólares.

De hecho, según indican las fuentes, la mayoría de las deudas provienen del informe enmendado posterior a las elecciones generales del 3 de noviembre pasado, cuando la agrupación política enfrentó las candidaturas del Partido Republicano.

Manny Díaz, recién electo presidente del Partido Demócrata de Florida (PDF), indicó que la anterior dirección de la organización había cancelado el seguro de los empleados el 30 de noviembre y que muchos de los trabajadores quedaron sin cobertura médica.

Díaz admitió que la organización demócrata está pasando una terrible situación financiera, a pesar de todo, consideró que la anterior presidenta, Terrie Rizzo, pudo evitar el impago de las pólizas sanitarias de los empleados.

Fue la aseguradora Blue Cross Blue Shield la que canceló las pólizas, cuando el PDF acumuló más de medio millón de dólares en primas sin pagar.

Catherine Thériaul, exsubdirectora de análisis del partido, se sometió a una cirugía en diciembre, pensando que contaba con seguro médico y “ahora tiene una deuda de $50.000 en facturas médicas”, publicó el periódico el Político.

El actual presidente, en el cargo desde el pasado 10 de enero, espera llegar a un acuerdo para poder restaurar el seguro médico de los empleados antes de que se acabe la presente semana.

Díaz ha enfrentado situaciones parecidas en el pasado. En su etapa de alcalde de Miami, de 2001 a 2009, cuando tomó las riendas del Ayuntamiento, la ciudad afrontaba una serie crisis financiera. Tenía una calificación crediticia de bono basura, las deudas eran enormes y operaba con supervisión estatal. Tras dos términos como alcalde, la ciudad se recuperó totalmente.

Para tratar de estabilizar la situación de la organización demócrata, a Díaz no le ha quedado más remedio que despedir dos tercios del personal del partido.

«Tuve que tomar algunas decisiones difíciles…Llamé al sindicato y fui muy directo con ellos, y les conté cuál era la situación, confirmó Díaz al un reportero de Politico.

Algunos miembros del partido abogan por la creación de un Comité de Auditoria y Supervisión que trabaje con el Comité de Reglas de la organización y el Comité de Presupuesto y Finanzas.

Por su parte, la senadora demócrata estatal Annette Taddeo sostuvo en un tuit “que esto parece ser la punta del iceberg…. una investigación a profundidad es crucial y si se detectan actividades delictivas, debe aplicarse todo el peso de la ley”.

El pasado mes de julio, se pudo advertir que el partido no pasaba por su mejor situación financiera y que su antigua dirección no había actuado de buena fe, cuando saltó la noticia que devolvía el préstamo que indebidamente había recibido bajo el programa federal creado para auxiliar a los pequeños negocios con dificultades financieras por la pandemia. Según Small Business Administration y el Departamento del Tesoro, el partido había recibido entre 350.000 y un millón de dólares través del programa Paycheck Protection Program, PPP en orden de mantener unos 100 puestos de trabajo.

Por su parte, el Partido Republicano de Florida, que también presentó su último informe a la Comisión Federal de Elecciones, muestra que no tiene deudas y que dispone de un saldo de casi seis millones de dólares.

[email protected]

@menendezpryce

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.