Senador demócrata no ve buen pronóstico para ley migratoria

senador

Un líder de la iniciativa de los demócratas del Senado para ayudar a millones de inmigrantes a naturalizarse planteó fuertes dudas el lunes sobre sus posibilidades de éxito, lo que deja entrever que una de las prioridades del presidente Joe Biden parece en peligro de encallar en un Congreso que su propio partido controla.

Un alto senador republicano que ha sido fundamental en intentos pasados para lograr un acuerdo bipartidista en torno al tema también se mostró pesimista. Los comentarios del senador demócrata Dick Durbin y de su colega republicano Lindsey Graham dejan entrever que la inmigración sigue siendo un problema complejo para que los dos partidos puedan corregirlo.

Las exigencias republicanas de hacer frente al incremento en el número de niños y familias que llegan a la frontera con México, más la falta de respaldo tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, hacen improbable que se apruebe un proyecto de ley de amplio alcance, dijo ante reporteros Durbin, el segundo demócrata de mayor rango en el Senado.

“No veo una forma de concretar» una ley en este Congreso, señaló Durbin. “La quiero. Creo que es mucho más probable que tengamos que lidiar con elementos discretos» de dicho plan.

Sin embargo, en la misma conversación, Durbin dijo que la insistencia de Graham en hacer frente al flujo de inmigrantes en la frontera dificultaría manejar incluso propuestas de inmigración individuales y muy populares. Entre ellas estaría el forjar una ruta a la naturalización entre los llamados Dreamers (residentes de Estados Unidos traídos ilegalmente al país cuando eran niños).

“Cuando empezamos a meternos en las otras áreas, se pone mucho más complicado. Él lo sabe», dijo Durbin sobre Graham. El demócrata agregó posteriormente: “Desearía que pudiéramos mover una pieza a la vez, pero no creo que eso esté en la baraja».

Graham señaló que los problemas en la frontera hacen que sea “mucho más difícil» alcanzar un acuerdo. Le dijo a los reporteros que cree que este año no se logrará concretar una ley de amplio alcance.

“Va a ser realmente difícil armar un proyecto de ley bipartidista sobre cualquier cosa que tenga un componente de legalización hasta que se logre detener el flujo», afirmó.

Biden ha propuesto crear una ruta para que los aproximadamente 11 millones de inmigrantes que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos puedan naturalizarse. También desea reducir los largos tiempos de espera para obtener algunas visas, mejorar la tecnología de vigilancia fronteriza y ayudar a los países centroamericanos con la esperanza de disminuir la necesidad de la gente de salir de ellos.

En días recientes, el número de niños y familias inmigrantes que intentan ingresar a Estados Unidos desde México ha aumentado a cifras no vistas desde antes de la pandemia de coronavirus. Los republicanos han hecho notar ese flujo.

“Esta crisis es creada por las políticas presidenciales de este nuevo gobierno», dijo el republicano Kevin McCarthy, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, el lunes mientras encabezaba una amplia delegación de su partido a El Paso, Texas. “No hay otra forma de atribuirla sino a Biden, una crisis fronteriza creada por él».

El nuevo gobierno está deteniendo temporalmente a niños y familias, en su mayoría provenientes de Centroamérica, durante varios días. En general, luego se les permite ingresar a Estados Unidos mientras las autoridades evalúan sus solicitudes de asilo o examinan si tienen otro derecho legal para permanecer en el país.

Con información de AP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.