Washington cuenta los minutos para terminar pesadilla de una toma de posesión sinigual

Washington
Foto: AFP

Horas antes de la toma de posesión de Joe Biden, la capital de la nación, Washington DC, luce como nunca: calles del centro de la ciudad tomadas por miles de soldados, mientras persiste la innegable preocupación porque ‘algo’ pueda suceder, aunque las fuerzas de seguridad aseguran que todo está “bajo control” y que no hay indicio alguno de sublevación tras el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

Emblemáticas calles como las avenidas Pennsylvania y Constitution, que, a estas horas, un día antes de la juramentación del presidente electo, estarían llenas de jubilosos simpatizantes, lucen completamente vacías y en lugar de vítores y colores tan solo hay militares, barricadas y cortes a tráfico y peatones.

“Nunca imaginé ver algo así. Solo lo he visto en películas”, comentó Carmen, vecina de Dupont Circle, a siete manzanas de la Casa Blanca.

En efecto, la nación nunca ha visto nada igual. Más de 25.000 miembros de la fuerza militar de reserva y otros miles de efectivos policiales, procedentes de varias ciudades, incluyendo Miami-Dade; vigilan los caminos que conducen al National Mall, donde luce esbelto el gran Capitolio nacional.

“Las tropas estadounidenses no debería estar para vigilar sus compatriotas, pero lo que vimos (el 6 de enero) fue un ataque a nuestra democracia sin precedentes”, declaró la alcaldesa Muriel Bowser.

Ésta es la ‘nueva normalidad’, hasta por lo menos el jueves 21 de enero, una vez que Biden tome posesión y se disipen las amenazas de extremistas, a las que el FBI da credibilidad.

¿Amenaza interna?

Washington DC sigue conmocionada por el asalto al Capitolio, cuando grupos extremistas invadieron la sede del Congreso nacional mientras los legisladores realizaban la necesaria certificación de las elecciones presidenciales.

La toma dejó cinco muertos, cerca de 200 detenidos y la solicitud de un juicio político contra el presidente saliente Donald Trump por parte de la Cámara de Representantes, esta vez por supuestamente «incitar a la insurrección», aunque el mandatario lo niega y se mantiene firme en su postura.

Entretanto, el Ejército y el FBI investigan la posibilidad de que “alguien” de los efectivos de la Guardia Nacional, que portan armas, pueda representar un riesgo para la seguridad.

«Si bien no tenemos inteligencia que indique una amenaza interna, estamos moviendo cielo y tierra para asegurar la capital», señaló el secretario interino de Defensa, Christopher Miller, según confirmó la agencia de noticias France-Presse.

Un ensayo de la ceremonia de investidura debió ser interrumpido el lunes por una «amenaza externa», informó la Policía, aunque luego dijo que había sido una falsa alarma.

El popular cantante de música country Garth Brooks anunció por otra parte que participará en los actos musicales, en los que ya anunciaron su presencia Lady Gaga y Jennifer López, entre otros.

La ceremonia de juramentación está programada para comenzar a las 12 m el miércoles 20 de enero.

Tras la ceremonia de juramento presidencial, Biden pronunciará su discurso inaugural.

Dependiendo de la estación de radio o televisión que usted seleccione, algunas comenzarán a transmitir a las 7 am.

El sitio web Biden Inaugural transmitirá en directo la ceremonia a través de su portal en Internet y su canal en YouTube.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.