El Vaticano beatificó a Carlo Acutis, el adolescente que anticipó su muerte y que su cuerpo sigue intacto

ACI Prensa

Este sábado 10 de octubre se realizó la beatificación de Carlo Acutis, el adolescente que ha maravillado al mundo luego de que se comprobara que su cuerpo está muy bien conservado luego de 14 años de su muerte. El acto se realizó en la Basílica papal de San Francisco en Asís, Italia.

La misa fue presidida por el legado pontificio para las basílicas de San Francisco y Santa María de los Ángeles, cardenal Agostino Vallini, informó ACI Prensa.

Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres, Inglaterra, donde vivía su familia por motivos laborales, y falleció en Monza, Italia, el 12 de octubre de 2006.

En septiembre de 1991 la familia Acutis se trasladó a vivir a Milán.

Acutis recibió su primera comunión a los siete años de edad y desde entonces su vida estuvo marcada por un profundo amor hacia la Eucaristía, a la que consideraba como una “autopista hacia el cielo”.

Asistía a misa todos los días y también rezaba el rosario, impulsado por su devoción a la Virgen María, a quien consideraba su confidente. Además, daba clases de catecismo a los niños y ayudaba a los más necesitados.

Asimismo, Acutis desarrolló desde pequeño su talento por la informática, por lo que unió su afición con su celo evangelizador, y creó exposiciones virtuales sobre temas de fe. Una de las más destacadas la realizó cuando tenía 14 años de edad y trataba sobre los milagros eucarísticos en todo el mundo.

Cuando descubrió que tenía leucemia, Acutis ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia Católica. Murió el 12 de octubre de 2006 en la fiesta de la Virgen del Pilar, a la edad de 15 años. Tres meses antes predijo su muerte.

¿Cuál fue su milagro?

Se trata de una de las beatificaciones más rápidas que se han aprobado, ya que sólo han pasado 14 años de la muerte del adolescente.

La Congregación para las Causas de los Santos reconoció como milagro necesario para la beatificación, la curación, considera inexplicable por los expertos consultados, ocurrida el 12 de octubre de 2013 en Campo Grande en Brasil.

En el lugar, vivía un niño sudamericano nacido en 2010 con una malformación congénita del páncreas, órgano que en el menor estaba prácticamente dividido en dos.

Solo una cirugía compleja y peligrosa podría haber eliminado el problema, pero la cirugía nunca se realizó porque el niño se recuperó después de una oración especial celebrada por un sacerdote en presencia de una reliquia de Carlos, un trozo de su pijama.

Con información de ACI Prensa y Efe

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.