Amor, odio y suspenso son algunos de los sazonadores de ‘El desprecio’

Amor, odio, y suspenso son algunos de los sazonadores de El Desprecio

El desprecio‘ fue una telenovela producida y transmitida por RCTV en el año 2006. Esta adaptación de la telenovela homónima producida en los años 1991 y 1992, es original de Julio César Mármol y adaptada por Ana Carolina López.

La producción fue protagonizada por Flavia Gleske y Ricardo Álamo y contó con la participación antagónica de Fedra López. Además, se realizó con la actuación estelar del primer actor Eduardo Serrano.

¡Pues bien! La historia comienza cuando Clara Inés Santamaría, quien es interpretada por Flavia Gleske, quien descubre que es parte de una familia adinerada y toma la decisión de ir a la capital para reunirse con sus parientes. En el camino, conoce a Raúl Velandro Lara-Portillo, interpretado por Ricardo Álamo, quien es uno de los integrante de la familia. Este la ayudará y juntos encontrarán el amor verdadero. 

Sin embargo, no todo es color de rosa. Clara Inés tendrá que pagar un alto precio por entrar en la familia Santamaría, en la cual todos los miembros viven sedientos de ambición, poder, y dinero.

Su principal enemiga será Pastora Lara-Portillo de Santamaría, encarnada por la actriz Fedra López, la madre de Raúl, quien hace más de 20 años organizó la infructuosa muerte de Clara Inés, y quien ahora quiere tener el control absoluto de la fortuna familiar, la cual se encuentra en las manos de su esposo, Israel Santamaría, interpretado por Eduardo Serrano. El objetivo de Pastora es que la herencia pase a manos de su otro hijo, Edilio, interpretado por Nacho Huett para que su hijo Raúl y Clara Inés jamás unan sus vidas y así ella nunca disfrute ni un centavo de la riqueza familiar.

Durante esta intensa historia, el nivel de venganza y maldad crecerá cada día más en Pastora convirtiendo a Clara Inés en el blanco de muchos ataques. 

Acompáñanos a disfrutar esta fascinante producción llena de amor, odio, y mezquindad a través de nuestro canal de YouTube.

Deja un comentario