La fundación Make-A-Wish pone pausa a los sueños durante la pandemia

La fundación Make-A-Wish pone pausa a los sueños durante la pandemia

Audrey, de tres años, que lucha contra el cáncer, tenía un gran deseo: visitar Disney World. Y gracias a la fundación Make-A-Wish, su sueño se hizo realidad en abril.

Pero luego, la pandemia de coronavirus llegó, el viaje se detuvo y Disney World cerró. Así que ahora, Audrey y su familia están esperando, junto con miles de otros niños a que pase la tormenta para que Audrey pueda llegar a ver a Mickey Mouse y al resto del universo de Disney.

“De todos modos, hay muchas partes de una batalla contra el cáncer, así que hemos aprendido a ajustar las expectativas y las nuevas realidades rápidamente”, dijo su padre Shane a The Associated Press. (La fundación Make-A-Wish no proporciona los apellidos de sus familias por cuestiones de privacidad).

Make-a-Wish ayuda a niños y adolescentes enfermos a que se les conceda un deseo, como conocer a una celebridad, convertirse en un VIP en los parques temáticos o viajar a un destino soñado. Esta semana celebró su 40 aniversario en medio de quizás el momento más desafiante de su historia.

“Actualmente tenemos 5.000 de los deseos de este año en espera indefinida”, dijo el CEO de Make-A-Wish, Richard Davis. “Así que nuestros niños están esperando pacientemente a que se cumpla su deseo. Y nuestro trabajo en este momento es mantenerlos inspirados y entusiasmados cuando llegue el momento, mientras tanto, salir y continuar recaudando fondos y apoyo en el momento que más lo necesitamos”.

Las órdenes de quedarse en casa, los temores de viajar y la cancelación de eventos deportivos, conciertos y parques temáticos han obligado a la organización a detenerse, dejando las solicitudes de los jóvenes en espera. Normalmente, se otorgan alrededor de 16.000 deseos al año, y se espera que los 5.000 que ya están en espera aumenten a medida que la pandemia continúa.

Con más de 3.8 millones de trabajadores despedidos que solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, la economía de EE UU se deslizó hacia una crisis que se está convirtiendo en la más devastadora desde la década de 1930. Debido a que MAW tiene socios corporativos como Macy’s, que ha cerrado temporalmente muchas de sus tiendas y WWE, que no organiza eventos en vivo, la organización está aprendiendo a navegar a través de esta nueva realidad incierta.

Si bien una fuerte temporada de vacaciones de 2019 y una recaudación de fondos constante durante los primeros meses del año han dejado a la organización sin fines de lucro en una situación estable, Davis se preocupa por lo que sucederá después de agosto cuando finalice su año fiscal. Reconoce que puede haber organizaciones que se ocupan de la salud, la alimentación y la seguridad que necesitan ser financiadas ahora, pero no quiere que su grupo sea olvidado.

“Mi mayor preocupación es que no somos la prioridad en una situación como el virus”, dijo. “Queremos ser lo próximo en lo que pienses cuando esto empiece a resolverse y la gente vuelva a pensar ‘¿Cómo puedo cambiar el mundo?’”.

Si bien la percepción puede ser que la organización es para niños con enfermedades terminales, casi el 70% de los niños llegan a la edad adulta. Hasta la fecha, Make-A-Wish dice que se han otorgado más de 330.000 deseos.

Davis dice que los deseos actuales no se cancelan, sino que se han pausado. Pero algunos casos, en los que lamentablemente no tienen el lujo del tiempo, pueden verse obligados a cambiar su deseo.

Para mantener el ánimo, la organización benéfica ha introducido “Mensajes de esperanza”, alentando al público a grabar mensajes inspiradores y subirlos a las redes sociales mientras etiquetan a Make-A-Wish. También dependen en gran medida de las celebridades para publicar, y hasta ahora, estrellas como The Jonas Brothers, Gordon Ramsay, Jojo Siwa, Terry Crews y más ya han participado.

Otros grandes nombres como Ryan Reynolds y DJ Khaled han llamado personalmente a algunos jóvenes que desean conocerlos como parte de una “abrebocas” mientras esperan, algo que la organización benéfica no había explorado antes. La mejora para Audrey, que vive en San Diego, incluyó un desfile con temas de autos con sus cosas favoritas para su cumpleaños.

“El apoyo realmente nos anima, realmente nos hace sentir tan amados y alentados y más fuertes y listos para pelear la próxima batalla, listos para superar el horrible tratamiento”, dijo el padre de Audrey. “Eso realmente marca la diferencia. Ayuda al proceso de curación. Ayuda a nuestras almas. Ayuda a alentar nuestros corazones”.

Aunque Davis dice que no tiene idea de cuándo se puede reanudar la concesión de deseos, la organización continuará consultando con su junta asesora, compuesta por muchos de los principales funcionarios médicos pediátricos de la nación, y será diligente y extremadamente cauteloso. Hasta entonces, no quiere que nadie se olvide que la magia de Make-A-Wish se extiende por todo el mundo.

“Estamos tratando de exponer nuestra misión en su conjunto, y la misión de esperanza que creemos es esencial, sin duda es para esos niños”.

Deja un comentario