Instalaron hospital para pacientes de COVID-19 asintomáticos en el Poliedro de Caracas

hospital poliedro de caracas

Un hospital para pacientes asintomáticos del nuevo coronavirus, con capacidad para más de 900 enfermos, fue instalado en un complejo deportivo y de espectáculos del oeste de la capital venezolana, anunciaron las autoridades del régimen este martes 28 de julio.

La apertura del centro —que hasta la fecha es el mayor que se ha montado en el país en medio de la pandemia— tiene lugar cuando se registra un vertiginoso crecimiento de los contagios en las últimas semanas que ya casi rozan los 16.000.

Se da también en medio de afirmaciones de médicos y opositores que sostienen que la mayoría de los centros de salud de Caracas, que se ha convertido en el mayor foco de contagios en Venezuela, estarían al borde del colapso por la falta de camas y personal para atender a los numerosos enfermos.

Decenas de carpas militares provistas en su interior de centenares de camas de metal con colchones impecablemente forrados con sábanas azules y fucsia, cual si fuera un cuartel, fueron colocadas en los estacionamientos y el interior del Poliedro de Caracas, según un vídeo que difundió en su cuenta de Twitter el Comando Estratégico Operacional (CEO) de la fuerza armada.

El complejo sirvió en décadas pasadas como escenario de grandes espectáculos como las presentaciones de las bandas Queen y Guns N’ Roses y una pelea entre George Foreman y Ken Norton.

“Tenemos capacidad en este instante para 600 personas aproximadamente, más 300 que van a estar en la parte interna y vamos a colocar más capacidad”, indicó el jefe del CEO, almirante en jefe Remigio Ceballos, en un vídeo que se difundió la noche del lunes en la cuenta de Twitter del cuerpo militar. “Ya estamos a tono con la instalación de todas estas capacidades” que serán coordinadas por la fuerza armada, agregó.

La decisión del régimen de instalar en el Poliedro el hospital generó dudas entre algunos médicos, activistas y opositores que consideran que las autoridades estaban actuando de manera “ilógica” al abrir un gran centro de recepción de pacientes asintomáticos cuando la prioridad, dicen, debería ser los enfermos que presentan síntomas medianos y graves que se estiman ya en varios centenares.

“El paciente asintomático debería estar en su hogar para no agotar los recursos que tienen”, dijo a The Associated Press el médico Jaime Lorenzo, director ejecutivo nacional de la organización Médicos Unidos de Venezuela.

Lorenzo afirmó que la mayoría de los hospitales capitalinos, que fueron designados por el gobierno para recibir a pacientes de COVID-19, “se han colapsado” debido a que están recibiendo pacientes que tienen síntomas leves que no se justifica que estén hospitalizados.

En la región capital, que incluye Caracas y unos cuatro municipios del estado central de Miranda, habitan más de seis millones de personas y constituye el mayor centro poblado del país de 32 millones de habitantes.

En un intento por frenar el avance del virus en la región capital, que no ha logrado detenerse a pesar de que el régimen ha extendido por más tres semanas una cuarentena radical y ha limitado el tránsito en la mayoría de las vías, en el estado Miranda se impuso el martes un confinamiento más estricto al restringir la salida de personas para comprar alimentos y otros bienes.

En Venezuela se estableció desde mediados de marzo una cuarentena ante la aparición de los dos primeros casos.

El gobernador oficialista de Miranda, Héctor Rodríguez, anunció en su cuenta de Twitter que a partir del 29 de julio entrará en vigencia un decreto que obliga a las personas a salir a comprar alimentos y otros bienes de acuerdo con un cronograma que dependerá del terminal de la cédula de identidad.

Rodríguez, quien resultó la semana pasada contagiado de COVID-19, indicó que la adquisición de medicamentos quedará exceptuada de la nueva normativa.

El mayor centro de contagios del país está en Caracas con más de 2.900 casos, le sigue el estado occidental del Zulia con unos 2.800 y Miranda con más de 1.900.

El diputado y médico opositor José Manuel Olivares dijo que la saturación de los hospitales no es exclusiva de Caracas y que ya se están reportando colapsos en algunos centros del interior del país en particular en el oriente venezolano.

Olivares indicó en una conferencia de prensa que se realizó por Internet que 62% de las unidades de cuidados intensivos ya están ocupadas y que el país solo dispone 133 ventiladores.

Organizaciones internacionales y locales han advertido que la pandemia, que ha dejado hasta la fecha 146 fallecidos, podría generar fuertes estragos en la nación suramericana debido al fuerte deterioro de la red de hospitales, las fallas en los servicios de agua y luz, así como la escasez de medicamentos, insumos y personal de salud.

Con información de AP

Deja un comentario