Así llegó la justicia de Estados Unidos al caso de corrupción de los hijastros de Maduro

justicia de estados unidos

La justicia de Estados Unidos ha remitido a la juez de la Audiencia Nacional de España, María Tardón la grabación de un encuentro celebrado en Madrid el 1 de marzo de 2017 por un grupo de empresarios que blanquearon en distintos paraísos fiscales 600 millones de euros procedentes de la corrupción de la petrolera PDVSA, de acuerdo con la información publicada por Ok Diario.

De este dinero, según la grabación reseñada por la justicia de Estados Unidos, 159 millones corresponderían a los tres hijastros del jefe del régimen, Nicolás Maduro.

La reunión tuvo lugar en una oficina situada en la calle Orellana de Madrid, en la que tiene su sede el grupo de empresas Columbus One Properties SL, desde el que se llevaban a cabo las operaciones de lavado de dinero, utilizando una sociedad con sede en Malta denominada Portmann Capital Management Ltd.

La justicia de Estados Unidos intervino en el correo electrónico de uno de los implicados en esta trama una hoja de cálculo en la que se especifica el reparto de los 600 millones de euros. De la cantidad total, 20,7 millones (el 4%) debían destinarse a los gestores de Portmann Capital en concepto de honorarios y 159.085.876 euros a los chamos como comisión para la familia de Nicolás Maduro.

Otra porción de los beneficios estaba reservada al empresario venezolano Raúl Gorrín Belisario, presidente del grupo Globovisión, que desde noviembre de 2019 está incluido en la lista de fugitivos más buscados por EEUU.

«Se desprende de lo anterior que los hijastros de Nicolás Maduro, denominados en el escrito como los chamos», señaló el informe dirigido a la juez Tardón. «Son los beneficiarios de algo más de 159 millones de euros de la cantidad recibida en Portmann Capital», añadió.

El Tribunal del Distrito Sur de Florida investiga esta operación fraudulenta en la causa 18-MJ-03119, conocida policialmente como operación Money Flight.

Esta mordida destinada a los hijastros de Maduro demuestra que el saqueo masivo y sistemático de la petrolera PDVSA no es un problema puntual de corrupción, sino que está dirigido por la propia familia del jefe del régimen, también acusado y buscado por la justicia de Estados Unidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.