La administración de Trump propone cambios radicales en el sistema de asilo de EE UU

La administración de Trump propone cambios radicales en el sistema de asilo de EE UU

La administración Trump está proponiendo una nueva regulación que dificultaría enormemente a los migrantes solicitar asilo en EE UU, según un proyecto de norma publicado por los Departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia.

La regla de 161 páginas, que se publicará en el Registro Federal el 15 de junio, enumera una serie de cambios que plantearían desafíos aún mayores para las personas que buscan obtener asilo en EE UU.

En el transcurso de la presidencia de Donald Trump, la administración ha cerrado o agregado obstáculos a las formas en que las personas pueden buscar refugio en el país norteamericano. La última regla propuesta, que todavía necesita someterse a un período de comentarios públicos y no entrará en vigencia de inmediato, no es una excepción.

Aaron Reichlin-Melnick, asesor político del American Immigration Council, criticó la propuesta y dijo: «El objetivo de esta regulación de asilo, lejos de remodelar el sistema para mejorarlo, es hacer que el asilo sea imposible de ganar».

Según un cambio propuesto, la solicitud de asilo de un individuo podría enfrentar un mayor escrutinio si la persona viajó por al menos un país mientras se dirigía a EE UU, pero no buscó refugio allí. La administración Trump aplicó una regla similar a los migrantes que viajan a través de México desde América Latina, pero la última regla amplía el alcance de las personas que podrían caer bajo esas restricciones, con algunas excepciones, como una víctima de la trata de personas.

«Los departamentos creen que el hecho de no buscar asilo o protección de refugiados en al menos un país a través del cual un extranjero transitó mientras se dirigía a EE UU puede reflejar una mayor probabilidad de que el extranjero esté haciendo un mal uso del sistema de asilo como un mecanismo para ingresar y permanecer en la nación americana, en lugar de buscar legítimamente protección urgente», afirma el proyecto de norma.

El reglamento propuesto también dice que vivir ilegalmente en EE UU por más de un año antes de solicitar asilo se consideraría un «factor adverso significativo», a pesar de las excepciones que existen actualmente. Del mismo modo, el hecho de no presentar impuestos o tener una condena penal, incluso si fue revocada, anulada o eliminada, podría contar en contra de la solicitud de asilo de un individuo.

Sarah Pierce, analista de políticas para el Programa de Políticas de Inmigración de EE UU en el Instituto de Políticas de Migración, dijo que la regla finalmente acelerará y racionalizará la adjudicación de asilo, pero también «limitará aún más el número de personas que califican para el asilo, así como beneficios similares,» aseguró.

«Muchas de estas disposiciones han estado en proceso con la administración durante años,» agregó Pierce. «En lugar de emitirlos como regulaciones separadas, la administración ha agrupado muchas disposiciones diferentes en este gigante, la regulación de asilo de Frankenstein».

El proyecto de reglamento propone redefinir la «membresía en un grupo social particular», que es una de las categorías que las personas pueden cumplir para solicitar asilo. La modificación de esta definición podría excluir a una gran franja de personas.

Pierce dijo que, para un país que ha evaluado el asilo caso por caso durante décadas, este cambio propuesto «va en contra de todo en lo que se basa el sistema de asilo, para dibujar una línea roja y decir que este tipo de víctimas son completamente inelegibles para asilo».

Durante un evento de la Heritage Foundation, el subsecretario interino de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli, dijo que habría más cambios en el sistema de asilo, pero no dio detalles.

La administración de Trump ya ha exigido a los solicitantes de asilo que esperen en México sus trámites de inmigración hacia EE UU, así como también envió a inmigrantes a los países del Triángulo del Norte para solicitar asilo allí.

En los últimos meses, también se han producido más de una docena de cambios en el sistema de inmigración como resultado de la pandemia de coronavirus: se aplazaron las audiencias de inmigración, se suspendieron las admisiones de refugiados y se impidió la entrada a los inmigrantes, incluidos los niños. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.