Cómo la pandemia del covid-19 cambió el mundo

covid-19
Foto: Efe

Todo comenzó en diciembre de 2019 en Wuhan, China, cuando un gran número de personas fue ingresado de emergencia a los centros hospitalarios con neumonía.

Li Wenliang, un médico de la ciudad, trabajó para el momento en el epicentro del brote cuando detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS, el que provocó una epidemia global en 2003.

Se sospechaba que los casos provenían del mercado de pescados y mariscos Huanan y los pacientes fueron puestos en cuarentena en su hospital. El 30 de diciembre, Li le envió un mensaje a sus colegas en un chat, en el que les advirtió del brote y les recomendó usar ropa protectora para evitar contagiarse.

Li Wenliang, médico de Wuhan que advirtió sobre elvirus en diciembre

Li no sabía en aquel entonces que lo que acababa de identificar era un coronavirus completamente nuevo. Cuatro días más tarde, recibió una visita de funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública, quienes le dijeron que firmase una carta en la que lo acusaban de «hacer comentarios falsos» que habían «perturbado severamente el orden social».

Sin embargo, de manera simultánea, las autoridades sanitarias del país asiático cerraron el mercado mayorista de mariscos. Ya para el 7 de enero, las autoridades de China confirmaron que habían identificado el virus como un nuevo coronavirus, inicialmente llamado 2019-nCoV por la Organización Mundial de la Salud.

La primera muerte provocada por el coronavirus, anunciada por la Comisión de Salud Municipal de Wuhan, se dio el 9 de enero: Un hombre de 61 años de edad, expuesto al virus en el mercado de mariscos.

Ya para el 22 de enero, el virus se había extendido por el continente. Las autoridades de China confirmaron al menos 547 casos y declaró la emergencia a raíz del brote.

Para finales de mes, los contagios en el mundo aumentaron a más de 9.600, así como el número de muertes que ascendió a 170.

El 7 de febrero, Li Wenliang, el médico que advirtió sobre el virus, murió tras contagiarse con el nuevo coronavirus. Una semana después, según la OMS, la cifra de muertos por el coronavirus ya rondaba los 1.500.

Profundamente preocupada por los alarmantes niveles de propagación de la enfermedad y por su gravedad, la OMS determinó en su evaluación realizada en marzo que el COVID-19 puede caracterizarse como una pandemia.

Desde ese momento, el mundo sufrió un giro de 360 grados. Los gobierno cerraron los aeropuertos, prohibieron a sus ciudadanos salir de sus hogares e impusieron el uso del tapabocas para evitar los contagios de covid-19.

Cerca de mil millones de personas pasaron semanas confinadas por el coronavirus que ya, para marzo, se había cobrado más de 11.400 vidas en el mundo y he hizo tambalear la economía del planeta.

Cerca de mil millones de personas pasaron semanas confinadas por el virus | Foto: PETER FOLEY -EFE/EPA

Desde Chile a Madrid, pasando por París o Nueva York, la pandemia, dio un vuelco completo a la vida del planeta.

Los países trataron de frenar la fuerza contagiosa del COVID-19 con restricciones drásticas a los movimientos de poblaciones enteras, el cierre de escuelas, fábricas y negocios, e imponiendo el teletrabajo. Pero, eso no detuvo la propagación del virus que durante los próximos nueve meses siguió contagiando y matando a personas.

Vacunas contra el covid-19

La primera vacuna registrada en el mundo fue la creada por Rusia el 11 de agosto. Sin embargo, la OMS recibió con cautela la noticia y señaló que ésta, como el resto, deberán seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

«Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad«, señaló en rueda de prensa el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic.

Hasta que llegó diciembre con al menos 62.662.181 casos y 1.460.223 fallecidos, según la OMS y con ello, la anhelada aprobación de la primera vacuna.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido aprobó el uso de la vacuna contra el covid desarrollada por la estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech. El Reino Unido, ya instalado mentalmente fuera de la Unión Europea, se adelantó así a los planes de los Veintisiete y se convirtió en el primer país en hacerlo.

El 8 de diciembre, una mujer de 90 años de edad, se convirtió en la primera persona en recibir la vacuna de Pfizer contra el coronavirus tras los ensayos. Se trató de Margaret Keenan, quien fue vacunada en el Hospital Universitario de Coventry, Reino Unido.

Margaret Keenan fue vacunada en el Hospital Universitario de Coventry, Reino Unido | Foto: Reuters

La vacuna de la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech comenzó a inyectar este mes en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, y la de Moderna comienza a administrarse este lunes en Estados Unidos, reseñó Efe.

Rusia también inició el 15 de diciembre una vacunación masiva con la Sputnik V (de Gamaleya) y China ha usado desde julio al menos dos candidatas a vacunas para «casos de emergencia».

En la actualidad, unas cinco vacunas ya se están administrando en el mundo y otras 48 candidatas se encuentran en una fase avanzada de investigación, organismos internacionales y Gobiernos son conscientes de que la demanda global superará con creces la oferta, por lo que el afán mundial es asegurarse el acceso de forma rápida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.