Las 7 claves de la victoria en la carrera presidencial hacia la Casa Blanca

trumpdonald_bidenjoe_

Mark Penn, socio gerente de Stagwell Group, una organización global de empresas de marketing digital, y asesor del ex presidente Clinton analizó la situación actual de ambos candidatos, y las ventajas que tienen uno sobre el otro en la carrera hacia la Casa Blanca, en una elecciones tan atípicas como la realidad mundial. 

Veamos a continuación su análisis:

“Al tratar de comprender lo que está sucediendo en esta elección presidencial, debemos recordar, ante todo, que tratar de analizar una nación a partir de una sola encuesta es como tratar de distinguir la trama de una película completa a partir de un solo cuadro. Lo importante es ver y digerir las tendencias que se unirán el día de las elecciones, y eso toma una perspectiva a más largo plazo de las campañas, los candidatos y los hechos críticos sobre el terreno que pueden afectar los votos de las personas.

A medida que avanzan las elecciones, esto es bastante complejo de resolver, y más votantes de los que parecen indecisos en las encuestas aún están decidiendo, ya que los estadounidenses suelen ser extremadamente definidos sobre sus posiciones, solo hasta que las cambian.

Estos son los que identifiqué como los siete factores críticos que dan forma a los votos de las personas a medida que entramos en «la rampa», desde el Día del Trabajo hasta el final:

  1. A la mayoría de la gente no le agrada Donald Trump, solo al 31% le gusta personalmente, y a grandes segmentos del electorado no les gusta su manera y estilo. En 2016, a los votantes no les agradaron ambos candidatos por igual, por lo que se neutralizó el factor de «simpatía». Ese no es el caso hoy, con más votantes que indican que les gusta Joe Biden. Entonces, si el carácter y la simpatía son los factores clave, Biden ganará de manera abrumadora, por eso la convención demócrata se centró en su ventaja natural aquí.
  1. Si de economía se trata, entonces Trump tiene una clara ventaja en este factor. Incluso en las encuestas en las que Trump está perdiendo por 7 a 10 puntos, está ganando en la economía por 5 o más puntos, lo que significa que un buen número de votantes que actualmente seleccionan a Biden piensan que Trump haría un mejor trabajo en la economía. Es poco probable que esta ventaja cambie entre ahora y el día de las elecciones, por lo que la pregunta es qué tan exitoso es Trump para hacer de la economía el tema central. 
  1. El tema del Coronavirus ha cambiado la vida estadounidense quizás más que cualquier evento desde la II Guerra Mundial. Al principio, Trump tuvo una mayoría que apoyaba sus acciones sobre el virus, pero luego sus calificaciones sobre el virus cayeron en picada al 41%, en la encuesta de Harvard cuando el virus volvió a estallar; y por cada punto de declive en las calificaciones del virus, bajó un punto en las encuestas. En las últimas semanas, ha recuperado algo de terreno aquí, pero sus comentarios al autor Bob Woodward sin duda lo harán retroceder y la campaña tendrá que gastar muchos recursos en exactamente lo que hizo Trump en respuesta al virus. Mientras tanto, Biden seguirá abordando el tema y culpando a Trump por la propagación del virus. Esto no es un espectáculo secundario: el curso del virus es probablemente el tema decisivo en esta campaña.
  1. Biden es visto de manera abrumadora como la persona que unirá al país, por más de un margen de 20 puntos. Tanto George Bush como Barack Obama ganaron en gran parte sobre la base de temas similares de unidad. En respuesta, la campaña del presidente dice que él es el tipo de persona que necesitamos para alterar Washington y hacer que los negocios sean como siempre. Los votantes típicamente han elegido un unificador sobre un divisor.
  1. La justicia social y los disturbios civiles son temas importantes que no fueron factores determinantes en 2016, pero que ahora jugarán un papel en el resultado de esta carrera. Biden hasta ahora está ganando en estos temas en las encuestas, pero Trump está mostrando impulso y está cerrando la brecha, creyendo claramente que es este tema el que puede traer de vuelta a los votantes suburbanos. La mayoría de los estadounidenses ven al país como racista y a la policía como defectuosa; sin embargo, al mismo tiempo, no quieren desfinanciar a la policía. Quieren una mejor vigilancia policial que salve la división racial, y también condenan sin reservas la violencia en las ciudades, exigiendo procesamientos en toda regla de los culpables.
  1. También se producen algunos reajustes clave dentro de los grupos demográficos. Los votantes suburbanos continúan su cambio hacia los demócratas como lo hicieron en las elecciones intermedias de 2018, mientras que los votantes de la clase trabajadora se mantienen con Trump y los republicanos, desarrollos increíbles en los últimos cuatro años, cuando hace una pausa para pensar en ello. Trump está trabajando para cerrar las brechas en los suburbios, pero no es probable que los recupere por completo. Sin embargo, sorprendentemente, también estamos viendo a Trump hacerlo mejor con los votantes latinos, al menos en Florida, donde está preparado para ganar, y esto también pone a Nevada en juego. Las personas mayores, una gran circunscripción de Trump en 2016, han mostrado más afinidad con Biden en encuestas recientes y probablemente sean los votantes clave y decisivos.
  1. A diferencia de 2016, ambas campañas se dan cuenta de que la carrera se trata de obtener el mayor número de colegios electorales, no del voto popular, por lo que el enfoque y el gasto de cientos de millones de dólares estarán en la participación de los estados indecisos. Si las encuestas nacionales están dentro de los 3 puntos, ignore esas encuestas y concéntrese en Florida, Pensilvania y Michigan. Si las encuestas superan los 5 puntos, entonces el voto nacional será difícil, sino imposible, de superar.

Esta elección no ha terminado, aunque definitivamente es cuesta arriba para Trump. Sin embargo, todo ha sido siempre cuesta arriba para Trump, quien, incluso como titular, lucha como un retador. Hasta el primer debate, observe de cerca lo que está sucediendo con las cifras de virus, las cifras económicas y si la violencia en las ciudades ha disminuido. Durante este período de la campaña, es probable que esos tres hechos y su tendencia sean mucho más importantes que cualquier cosa que los candidatos digan o hagan, al menos hasta las declaraciones de apertura del primer debate el 29 de septiembre.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.