La ‘mano de Dios’ brinda consuelo a los pacientes graves con COVID-19 en Brasil

La mano de Dios
Foto: Facebook Lidiane Melo.

Millones de personas han muerto alrededor del mundo y otras han batallado contra el coronavirus sin poder sentir una mano amiga.

A raíz de esa situación, una enfermera de Brasil tuvo una idea para brindar calma a los pacientes graves con la enfermedad.

Lidiane Melo, quien trabaja en un hospital de Río de Janeiro, necesitaba medir la saturación de un paciente, pero sus manos estaban tan frías que resultó imposible. Aunque trató de calentarlas con vendas y algodones, no tuvo éxito.

Como no podía tener contacto directo con el paciente por riesgo de contagio, Melo llenó de agua caliente unos guantes para envolver la mano del paciente con coronavirus. En unos minutos, obtuvo el resultado que esperaba.

«Hice este guante con agua caliente para mejorar la perfusión de mi paciente y ver mejor la saturación, y espero que sienta que alguien le está tomando la mano», comentó la enfermera a medios locales.

La mano de Dios
Foto: Facebook Lidiane Melo.

Su invento también brindó consuelo emocional al paciente, ya que le permitió mitigar la sensación de desesperanza ante las restricciones para que sus familiares lo visiten tras permanecer en aislamiento.

Una mujer alterada a punto de ser intubada le rogó a Melo que le sujetara la mano y le indicó que no podía morir, ya que estaba a cargo de dos hijas y dos nietas. La enfermera repitió la técnica y explicó que la tibieza de los guantes quirúrgicos tranquilizó su paciente.

La imagen que compartió en redes sociales se convirtió en un símbolo de humanización en medio de la pandemia, bautizado como «la mano de Dios».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.