María Corina Machado rechazó el pacto unitario de Juan Guaidó

La líder opositora María Corina Machado rechazó este sábado la propuesta del presidente interino Juan Guaidó de sumarse a la construcción de un bloque conjunto en rechazo al régimen de Nicolás Maduro.

«Mi deber es enfrentar cualquier agenda de distracción disfrazada de unidad», dice parte de una carta remitida enviada a Guaidó luego de protagonizar una reunión para abordar una propuesta que ha lanzado recientemente.

Aseguró que cambiaron la ruta propuesta en 2019 para lograr la salida de Nicolás Maduro de Miraflores y que las oportunidades que se presentaron en el camino, se han perdido.

“El país te dio una tarea que no has podido o querido cumplir”, agregó.

Machado además criticó que Guaidó insiste en proponer un gobierno de Emergencia Nacional, pues a su juicio, no se podría constituir un gobierno con un régimen que oprime a la población venezolana.

“Tú eres el gobierno de emergencia nacional o, por lo menos, has debido serlo. Aquí debo hacer dos precisiones: la primera es que, en la práctica, existe un gobierno colegiado en el cual se ha disuelto la separación entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo; tu equipo es el G4, integrado por los jefes de los partidos de la Asamblea Nacional. La segunda precisión es que es impresentable e inadmisible la sola idea de constituir un gobierno con la mafia criminal que oprime al país, tanto por razones éticas como por viabilidad política”, señaló.

A continuación la misiva íntegra:

Caracas, 29 de agosto de 2020

Señor presidente de la Asamblea Nacional, presidente interino de la República, apreciado Juan,

He aceptado (María Corina Machado) tener una nueva reunión contigo porque considero que es mi deber agotar todas las posibilidades de coordinar las fuerzas para lograr cuanto antes el cese de la usurpación. Lo hago porque estoy decidida a impulsar la construcción de una plataforma donde participen todos los venezolanos comprometidos con el desalojo del régimen criminal, y que excluya a quienes pretenden unirse para sabotear nuestra lucha: los cómplices y los corruptos.

Los primeros en apoyarte como Encargado de la Presidencia

Nosotros fuimos pioneros al apoyarte como Encargado de la Presidencia de la República con base en el Artículo 233 de la Constitución. Lo hicimos a pesar de las resistencias y negativas de los partidos que integran el G4.

Lo hicimos porque te comprometiste a la ruta que de allí derivaba y que tú asumiste, en la cual el punto crucial e innegociable era poner fin al régimen de Maduro. Con este propósito fuiste juramentado. Apoyamos lo que aspirábamos sería un gobierno interino amplio, alejado del sectarismo, transparente y centrado en el objetivo del “cese de la usurpación”.

Te lo dije en público, también a través de dos correspondencias privadas que recibiste y nunca contestaste, y te lo he dicho en las tres reuniones que hemos sostenido antes de ésta.

Cambiaron la ruta

Esa ruta que estaba clara y que debías seguir hasta conseguir la victoria, fue cambiada. El desastre de la entrada de la ayuda humanitaria que lejos de ser una operación de estricta preparación y alto compromiso, en la cual se incorporaron presidentes, ministros, parlamentarios y figuras relevantes del mundo, se convirtió en un fiasco.

El 30 de abril participaste en una aventura en la cual estaban –no lo has desmentido- los jefes de las mafias: la financiera, Raúl Gorrín; la represiva, generales Vladimir Padrino López, Iván Hernández Dala y Manuel Cristopher Figuera; y la judicial, Maikel Moreno. De allí derivaría un gobierno “compartido” que era y es inaceptable, además de inconsulto. El diálogo que tus delegados iniciaron y han continuado con el régimen de Maduro fue a espaldas del país y también de algunos de nuestros más importantes aliados y, lo peor, con el propósito de lograr un “gobierno de emergencia nacional” también esta vez compartido con el chavismo, para realizar un proceso electoral acordado con esta mafia en el poder.

Ni qué decir de la inconstitucional decisión de incorporar a ex diputados chavistas a la Asamblea Nacional, quienes, finalmente, lograron su objetivo: terminar de implosionar su funcionamiento.

La opción de fuerza y la activación del TIAR

Siempre te planteé que la salida del régimen de Maduro requería construir una opción de fuerza, y que para ello la activación del TIAR revestía importancia. En esta tarea he contribuido personalmente, tal como el embajador en la OEA te debe haber informado con detalle. Este trabajo fue dilatado y no recibió el compromiso del interinato después del primer logro.

Te has negado sistemáticamente a aprobar el artículo 187.11 que sería parte del marco jurídico para el apoyo internacional y un mensaje inequívoco, tanto a nuestros aliados internacionales como al propio régimen. Nadie cree que por aprobar un artículo se resuelve el problema; esta afirmación es un irrespeto. La cuestión ha sido crear un dispositivo en el cual la coalición internacional pueda desarrollarse con fundamento en la misma Constitución que te ha hecho Presidente interino. Aun así, a pesar de que desechaste las propuestas que hemos formulado, hemos apoyado al interinato en aquellas decisiones que creímos contribuían a sacar al régimen del poder.

“Juan, tú eres el gobierno de emergencia nacional, o has debido serlo”

Después de 17 meses como presidente interino, insistes en proponer un Gobierno de Emergencia Nacional. Pero, Juan, tú eres el gobierno de emergencia nacional o, por lo menos, has debido serlo. Aquí debo hacer dos precisiones: la primera es que, en la práctica, existe un gobierno colegiado en el cual se ha disuelto la separación entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo; tu equipo es el G4, integrado por los jefes de los partidos de la Asamblea Nacional. La segunda precisión es que es impresentable e inadmisible la sola idea de constituir un gobierno con la mafia criminal que oprime al país, tanto por razones éticas como por viabilidad política.

Juan, hay oportunidades que se han perdido. El país te dio una tarea que no has podido o querido cumplir. Esa tarea se limitaba a salir del régimen. El tiempo desperdiciado ha provocado retrocesos: así como varios países que votaron por activar el TIAR hoy están revisando su decisión, hay algunos de los 60 países que te reconocieron como Presidente interino, que están planteando falsas soluciones con diálogos imposibles o elecciones con las mafias en el poder.

Uno de los factores que ha pesado en el enturbiamiento del ambiente y la confianza en la oposición ha sido la presencia de grupos o individualidades que han hecho mucho dinero de la mano del régimen y que han infiltrado o financiado a actores de la oposición. Los diputados y dirigentes que ahora cohabitan abiertamente salieron de esos partidos políticos. Son muchas las denuncias que debieron ser procesadas y sobre las que la sociedad espera respuesta, para bien del prestigio del liderazgo democrático venezolano. La dura realidad es que el cese de la usurpación como objetivo irrenunciable pretende ser neutralizado, y algunos de los dirigentes y partidos con los cuales tú operas se han movido hacia una posible participación en las elecciones fraudulentas del régimen, que tienen como propósito prolongar la permanencia de Maduro en el poder, y por lo tanto, la agonía de los venezolanos.

Hay que cortar las amarras y vínculos con los corruptos

Mientras no cortes las amarras y los vínculos con los corruptos que se infiltraron, no podrás volver a intentar asumir el mandato que se te otorgó en los 4 meses que te quedan.

Has llamado a la unidad. La unidad es un concepto demasiado valioso como para usarlo en maniobras políticas. La unidad se construye alrededor de objetivos previamente definidos y bajo códigos de conducta. ¿Una unidad para salir de Maduro y su régimen en el plazo más corto posible a través de una operación nacional e internacional que lo logre? Allí estaremos nosotros, como hemos estado desde hace años. ¿Unidad, mezclando a quienes se proponen este objetivo con quienes quieren sabotearlo? Allí no estaremos de ninguna manera. Eres tú quién debe definirse en torno a esta materia. Por parte nuestra, la Operación de Paz y Estabilización que hemos propuesto está allí, a tu disposición para ser discutida y enriquecida. Ésta es la ruta que desde el inicio del Gobierno interino debíamos haber recorrido.

El mandato del 16 de julio de 2017 no ha sido cumplido

Ahora tu propuesta es realizar una nueva consulta a la población. No se puede sustituir una ruta por acciones espasmódicas para dar la impresión de estar en movimiento. ¿Cuál es el propósito de esta consulta? ¿Cuáles sus consecuencias? El país fue consultado el 16 de Julio de 2017; allí está un mandato incumplido. Lo que hay que hacer es cumplirlo. Sería un engaño pretender volver a consultar lo ya consultado para colar la prolongación de tu condición de Presidente interino de manera indefinida. Ni es sano, ni es ético y no lo acompañaríamos.

No es verdad que el país sólo tiene para escoger entre la permanencia indefinida de Maduro, a través de farsas electorales; o la permanencia indefinida del gobierno interino, a través de consultas plebiscitarias. Eso no es verdad.

Sí hay una propuesta alternativa para lograr la liberación de Venezuela. Esa ruta exige escalar y coordinar las fuerzas internas y externas en una estrategia sólida. Con un liderazgo confiable y apuntalada en el espíritu libertario e indoblegable de los venezolanos. Concretémoslo de una vez.

Juan, el país sabe que nos destruye un régimen criminal, y por eso, al país no hay nada más que consultarle. El país también sabe que estos criminales no salen con votos.

Por eso, mi deber es enfrentar cualquier agenda de distracción disfrazada de unidad. Así lo haré.

Cordialmente,

María Corina Machado

Coordinadora Nacional de Vente Venezuela

Carta María Corina a Juan Guaidó 29-09-2020

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.