¿Necesitas buenas noticias sobre COVID-19? Seis razones para ser optimistas

¿Necesitas buenas noticias sobre covid-19? Seis razones para ser optimistas

Joseph G. Allen, director del programa Healthy Buildings de la Universidad de Harvard y coautor de «Edificios saludables: cómo los espacios interiores impulsan el rendimiento y la productividad» (Healthy Buildings: How Indoor Spaces Drive Performance and Productivity”), a través de The Washington Post compartió datos esperanzadores acerca de los avances en la lucha contra la pandemia

Con los casos de COVID-19 en aumento, hospitalizaciones y cifras fatales en crecimiento, definitivamente son noticias cada vez más abrumadoras. Una forma de batallar esta tormenta, es hacer seguimiento también de las noticias positivas.

The Washington Post publicó un artículo del Dr. Allen quien informó sobre seis desarrollos positivos para recordarnos que hay esperanza en esta crisis:

  • Los tratamientos terapéuticos (además de los que ya existen para los pacientes más enfermos) llegarán antes que las vacunas. Cuando alguien contrae el nuevo coronavirus, el sistema inmunitario de su cuerpo lanza una defensa, que incluye la producción de anticuerpos que circulan en la sangre para ayudar a identificar a los invasores infecciosos. Estos anticuerpos circulantes ofrecen cierta protección contra futuras infecciones (por cuánto tiempo, aún no lo sabemos). Los científicos ahora han diseñado clones de estos anticuerpos, lo que llamamos anticuerpos monoclonales, y están demostrando ser efectivos tanto terapéuticamente como para prevenir la infección. Funcionan atacando la proteína espiga del coronavirus, que es la forma en que este virus ingresa a nuestras células. Evita que eso suceda y el virus no se puede replicar dentro del cuerpo.
  • También están por salir pruebas de saliva rápidas y de bajo costo y, como mi colega Michael Mina y Laurence J. Kotlikoff señalaron recientemente, son un cambio de juego. ¿Por qué? Porque serán muy parecidas a las pruebas de embarazo caseras pero para COVID-19. Imagine una prueba que podría hacer en casa todos los días, que le da una respuesta en unos minutos después de escupir en un vial y cuesta solo US$ 1 a US$5. Tal prueba cambiaría nuestra capacidad para frenar los brotes donde la detección temprana lo es todo. También ayudaría a la confianza del consumidor y ralentizaría esta crisis económica. ¿Quieres ir a la escuela, al trabajo o al espectáculo de Broadway? Muestra que tu prueba rápida fue negativa. Estas pruebas no son perfectamente precisas, pero la parte contraria a la intuición es que no tienen que serlo. Más importante que la precisión son la velocidad y la frecuencia de las pruebas.
  • El debate finalmente ha terminado: las máscaras funcionan. Tomó tres meses, pero el uso de máscaras universales lo demuestra. Lo que antes era extraño e inusual ahora se ha normalizado. Más estados y empresas los requieren.
  • Finalmente ha surgido el consenso de que existe la propagación aérea. Los científicos en mi campo han estado advirtiendo sobre esto durante meses (escribí sobre esto a principios de febrero y más recientemente argumentaba que la transmisión por el aire está vinculada a eventos súper propagadores), sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud han rechazado consistentemente este hecho. La semana pasada, la situación cambió cuando 239 científicos firmaron una carta a la OMS instándola a reconocer la transmisión aérea. Y eso es exactamente lo que hizo la OMS. Esto significa que habrá más mensajes de la OMS y otras organizaciones que recomiendan que las personas agreguen un nuevo control a su conjunto de herramientas para combatir este virus: estrategias de construcción saludables, como mayor ventilación, mejor filtración y el uso de limpieza de aire portátil.
  • Existe cierta ciencia que muestra que la exposición anterior a los coronavirus del resfriado común podría estar jugando un papel protector para algunas personas. Aunque no está completamente resuelto, varios estudios ahora muestran que del 20% al 50% de las personas que nunca habían estado expuestas al nuevo coronavirus tienen células inmunes, conocidas como células T de memoria, en su cuerpo que reacciona a este nuevo virus. La especulación es que esto se debe a la exposición previa a los coronavirus del resfriado común. Todavía no sabemos por qué a algunas personas les va mejor que a otras, o por qué unas pocas transmiten la enfermedad a muchas, mientras que otras no la transmiten en absoluto, pero estos hallazgos podrían tener algunas respuestas a esas preguntas.
  • Los ensayos de vacunas parecen estar funcionando, y los fabricantes de medicamentos ya han dicho que podrían entregar las dosis en octubre. Recuerde, no era un hecho que las vacunas funcionarían, por lo que el hecho de que los ensayos clínicos iniciales muestren signos positivos es alentador. También un recordatorio de que esto es ultrarrápido. Si recibimos una vacuna dentro de los 12 meses, esa será la vacuna más rápida jamás desarrollada, por varios años. Una vez que tenemos una vacuna, entra en juego la difícil tarea de fabricarla y distribuirla. Por lo tanto, aún faltarán algunos meses más hasta que las personas tengan la oportunidad de recibir la vacuna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.