Oficina de Bachelet documentó asesinatos y represión en protestas durante la pandemia

Foto: AFP

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó este viernes en la 45ª sesión del Consejo de Derechos Humanos su actualización del informe sobre las graves violaciones que se han ejecutado en Venezuela

Durante su intervención, Bachelet denunció que las fuerzas del régimen de Nicolás Maduro asesinaron a más de 2.000 personas entre enero y agosto de este año.

Añadió el registro de dos manifestantes fallecidos en Anzoátegui y Zulia, presuntamente cometida por fuerzas de seguridad. “El Ministerio Público inició investigaciones para clarificar tales hechos”, acotó.

En relación a los altos números de muertes de jóvenes en los barrios como resultado de operativos de seguridad dijo que tras un análisis de fuentes abiertas, su oficina registró 711 muertes de junio a agosto, llegando a más de 2.000 muertes desde enero de 2020.

La Alta Comisionada de la ONU consideró positivamente las detenciones de cinco miembros de las FAES, presuntamente responsables de la muerte de dos personas en Zulia el 21 de agosto.

“Las declaraciones públicas del Fiscal General sobre este caso muestran un patrón similar al documentado por mi Oficina, en los que, tras ejecutar a las víctimas ya neutralizadas, los cuerpos de seguridad las roban y manipulan la evidencia para presentar los hechos como un enfrentamiento”, sumó.

Asimismo, Bachelet resaltó que el Ministerio Público informó que recientemente se habría imputado a 70 funcionarios de las FAES en distintos estados del país.

Ataques a la prensa

Bachelet destacó que en Venezuela aún existen restricciones a la libertad de expresión. “Esto incluye la aplicación de la legislación en contra del odio, ataques en contra de defensores de derechos humanos y agresiones y detenciones de periodistas”, refirió.

Sobre el retorno de los migrantes venezolanos al país, reconoció los esfuerzos de las autoridades, sin embargo, manifestó su preocupación sobre el discurso estigmatizador de algunas autoridades que responsabilizan de introducir el COVID-19 en Venezuela.

Al referirse a la crisis generada por el COVID-19, aseveró que la pandemia se ha sumado a otras emergencias pre-existentes, como la alimentaria.

“Caritas reportó que la tasa de desnutrición aguda infantil alcanzó el 15% en julio de 2020. También reportó que un mayor número de familias acuden a estrategias de sobrevivencia, incluso dejar de comer para que otro familiar pueda hacerlo”, acotó.

Muertes del personal sanitario

La Alta Comisionada indicó que a pesar de existir la implementación de protocolos de bioseguridad relativos al COVID-19 en los centros de detención, se deben mejorar sustantivamente las condiciones de salud, acceso a agua, alimentos y medicamentos, y garantizar contactos regulares con los familiares y abogados, bien física o telefónicamente, así como de explorar medidas alternativas a la privación de libertad.

Asimismo, Bachelet informó que el 33% de las muertes por COVID-19 han sido del personal de salud debido a la carencia de equipos de bioseguridad y de agua en los hospitales.

Con información de Centro de Comunicación Nacional

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.